Seguidores del blog.

20100516

Cuento de la Mariposa Azul.



Hace mucho tiempo existio un viudo que vivía en su casita del bosque con sus dos hijas, que eran tan curiosas como inteligentes. Las niñas le volvian loco con sus continuas preguntas, a unas sabia responder y a otras, no.

Por lo que decidio aquel verano mandar a las niñas una semana a casa del sabio del lugar, para que les resolviera todas sus preguntas. El anciano tenía su casa en lo alto de una colina poblada de frondosos arboles con toda clase de animalitos e insectos, entre ellos hermosas mariposas de multiples colores.

En los primeros días las niñas preguntaban continuamente, y él les respondia sin dudar. Hasta que las pequeñas aburridas decidieron inventar una pregunta acertijo que no tuviese solución posible.

Entonces, una de ellas apareció con una linda mariposa que usaría para engañar al sabio:

“¿Qué vas a hacer?”-

Preguntó la hermana, a lo cual le respondió:

“Voy a esconder la mariposa en mis manos y preguntarle al sabio si está viva o muerta”

“Si él dijese que está muerta, abriré mis manos y la dejaré volar. Si dice que esta viva la apretaré y la aplastaré.

Y así, cualquiera que sea su respuesta, ¡Será una respuesta equivocada!”

Las dos niñas fueron entonces al encuentro del sabio, que estaba meditando. Y le preguntaron riendo: “Tenemos aquí, enseñandole su puño, una mariposa azul. Dígame, sabio ¿está viva o muerta?”

Muy calmadamente el sabio las miro, sonrió y respondió pausadamente:

“Depende de ti… Ella está en tus manos.”

(Anónimo)

4 comentarios:

  1. Muy bonito cuento para reflexionar sobre el potencial de poder que tenemos y lo que queremos hacer con él. Ese sabio era muuuuuy sabio.
    Un beso en esta entrada tan solitaria de aplausos.

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga mia, ya sabes que hace poco que existo en la blogosfera, aunque pronto cumpliremos un añito.

    Lo celebraremos con un colacao lleno de grumos, que ya estan empezando a meter en los super los colacao turbo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ya sé que eres muy jovencita, apenas un añito... Yo cuatro mesecitos, ya tengo algún diente. Jajaja, claro que lo celebraremos con lo que quieras.
    Sabes que me han preguntado el por qué (en el haiku que publiqué anoche) de dedicárselo a una recolectora de esponjas... ¡vamos que querían saber más!. Y otra chica me díce que tienes suerte por tener un huerto. Ya les he remitido a tu casa para que entiendan el quiz.

    Un beso Neuri, estoy preparando tallarines con gambitas y chirlitas que les gusta mucho en este reino de tomates verdes... Como la semana pasada.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. Magnifica narración, e inesperado final, me encantan estos cuentos, un abrazo feliz,

    ResponderEliminar