Seguidores del blog.

20100626

España pasa a Octavos de final.




Despues de diez primeros minutos sin pena ni gloria, ambos equipos se pusieron las pilas, y ante el atronador barritar de los elefantes los nuestros metieron los dos primeros goles a Chile. Ambos equipos muy interesados en conseguir el acceso a octavos de final, una vez metidos sus correspondientes goles se relajarón de nuevo cuando Chile metio su gol para pasar también.

Debe ser porque tanto elefante suelto, barritando a su libre albedrío, no daba para más alardes. Bueno despues de esta licencia poética que me he tomado, aclaro que el barritar de elefante lo producían las famosas vuvuzuelas. Esas trompeticas del folklore sudafricano que van a dejar sordo a la mitad del personal.

Dicen que su ruido es parecido al grito de un elefante, barritar en plan culto y etológico, a medias con el zumbido de un panal de abejas. Por tanto lo podemos castellanizar en que es un artilugio a mitad entre ensordecedor y tocacojones. Sino imaginaos en medio de un estadio con varios hinchas barritando por las proximidades de tus orejas, pues molesto por el barritado y como si ese enjambre te estuviera picando por todo el cuerpo, incluidas "salvas sean las partes".

A mi ya una vez pasados a octavos me esta preocupando el coste que va a suponer para la seguridad social esa marejada de hinchas que vuelven sordos perdidos. Esta va a convertirse en la generación con mas gastos en aparatos de audifonía de la triste historía actual.

También siento preocupación por esos cientos de oidos caidos en combate inutil contra las vuvuzuelas, pienso que deberían prohibirlas antes de mas estragos. Y que la gente debería ir al futbol con ese silencio mistico y glorioso que adoptamos cuando escuchamos una opera.

Viva el Sindrome de "Stendhal", abajo las vuvuzuelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario