Seguidores del blog.

20100615

Florencia o el Síndrome de Stendhal.



Quien iba a decirnos que podemos enfermar de sentir tanta belleza a nuestro alrededor. Pues así es y así se lo cuento, en Florencia muchos de los turistas se ven afectados de tan extraño mal. Los sintomas del síndrome de Stendhal los describío este en su obra: "De pronto, al entrar en la majestuosa iglesia de Santa Croce, se sintió aturdido, con palpitaciones, vértigo, angustia y una sensación de ahogo que lo obligó a salir para tomar aire. El médico que tuvo que reconocerle le diagnostico "sobredosis de belleza".

El escritor había descubierto un mal que aqueja a millones de viajeros de todo el mundo y de todos los tiempos cada vez que pisan Florencia: es tan bella que aturde los sentidos.

Hay muchas alternativas para recorrer la capital de la Toscana. Se puede hacer un recorrido artístico (con Dante Alighieri, Botticceli, Miguel Angel y Leonardo como grandes hitos), uno político (representado por Maquiavelo y Lorenzo de Medici), uno religioso (a través de sus múltiples iglesias)o uno histórico con las innumerables señales que la coronan como la cuna del Renacimiento.

Aunque ha habido muchos casos de gente que sufría vértigos y desvanecimientos mientras visitaba el arte en Florencia, especialmente en la Galleria Uffizi desde el principio del siglo XIX en adelante, no fue descrito como un síndrome hasta 1979, cuando la psiquiatra italiana Graziella Magherini observó y describió más de 100 casos similares entre turistas y visitantes en Florencia, la cuna del Renacimiento, y escribió acerca de él.

El síndrome de Stendhal, más allá de su incidencia clínica como enfermedad psicosomática, se ha convertido en un referente de la reacción romántica ante la acumulación de belleza y la exuberancia del goce artístico.