Seguidores del blog.

20100630

Todos aman por igual en la Torre de Babel.



Porque los seres humanos pensamos que unicamente nosotros somos capaces de comunicarnos en todo el reino animal. Y porque no hablamos todos la misma lengua? Sin embargo yo pienso al igual que otras muchas personas que los animales también se comunican entre sí, pero nunca se me ha ocurrido entrar a valorar si esta influenciado por nuestra forma de comunicación y un perro entiende mejor las cosas en ingles o en español. Incluso aceptando que los delfines "hablan" entre ellos, cuando se hace un estudio consideran que sus sonidos son universales y que todos ellos los usan para un mismo fin.

Pero los seres humanos utilizamos infinidad de lenguas, y aún cuando hablamos en el mismo idioma, nos sucede como en el articulo del señor Garriga titulado "todos aman igual", que cada interlocutor entiende una cosa y capta un mensaje diferente aún siendo el mismo contenido. Cada individuo lo lleva al terreno personal, a su experiencia, a su capacidad de empatía, de tolerancia, cada uno le da un sentido tan personal que dos personas entienden lo opuesto.

http://www.inteligenciaemocionalysocial.com/617/uncategorized/todos-aman-por-igual

Quizas por eso es tan dificil llegar a una buena comunicación entre nosotros, porque vemos, oimos y leemos lo mismo pero lo procesamos de forma diferente. Y si algo se nos pasa, nuestro cerebro tiene el placer de hacer una recontrucción de lo más liberal en ese espacio antes que no procesar nada. En fin, me gustan los mensajes que me hacen pensar, aunque no llegue a estar de acuerdo en todo con ellos.

En cuanto al numero de lenguas aunque es imposible dar una cifra exacta –ni siquiera aproximada–, se calcula que en el mundo se hablan en la actualidad entre 3.000 y 5.000 lenguas, de las cuales solamente 600 cuentan con más de 100.000 hablantes, cifra que se considera mínima para garantizar su supervivencia a medio plazo. Entre los idiomas más extendidos están el chino mandarín, usado por 900 millones de personas; el inglés, con 470 millones de hablantes; el hindi, hablado por más de 420 millones de personas; el español, utilizado por 360 millones; y el ruso, con casi 300 millones de hablantes.

Otro aspecto curioso es el que tiene que ver con su distribución geográfica, que no es ni mucho menos homogénea. Según afirma Enrique Bernárdez en su libro ¿Qué son las lenguas?, en Asia se concentra el 32 por 100 de las lenguas existentes, en América el 15 por 100 –entre otras el quiché, el menomimi, el iowa o el guaraní–, y en Europa y Oriente Medio, sólo el 4 por 100.

Se estima que en África se hablan más de 1.500 lenguas diferentes. Hay casos singulares como el de Camerún, un país con 12 millones de habitantes en el que se hablan nada menos que 270 idiomas, o Nigeria, donde se han registrado casi 450. Pero la palma se la lleva Papúa Nueva Guinea, cuyos habitantes se comunican, atención, en ¡850 lenguas diferentes! Toda una torre de Babel.

Entre las amenazadas, que son casi el 90 por 100 de las existentes, las hay tan sugestivas como el cayapa, en Ecuador, con algo menos de 5.000 hablantes; el walmajari, que sólo hablan 1.000 seres humanos en el mundo; y el zuñi, en Norteamérica, con 6.000 usuarios. Hay también casos más graves, como el miwok, un idioma indio que únicamente hablan 4 personas; o el yidiny, en Australia, con poco más de una docena de hablantes. Respecto del kamas, una lengua que se hablaba en los Urales, se da prácticamente por desaparecida, porque es más que probable que haya muerto el último hablante del que se tenía noticia, un anciano que tenía 92 años en 1987.

No hay comentarios:

Publicar un comentario