Seguidores del blog.

20100705

El ADN del suicida.


Por primera vez un equipo de forenses ha demostrado que las personas que se suicidan han sufrido previamente una serie de cambios químicos en los genes que afectan al funcionamiento de las neuronas.

En concreto, se trata de un proceso conocido como metilación, que en circunstancias normales mantiene desactivados los genes que las células no necesitan. Analizando el cerebro de los suicidas, Michael O. Poulter ha encontrado una tasa de metilación muy superior a la media que "apaga" un gen clave para regular la actividad cerebral. Según explica el profesor Poulter en el último número de la revista Biological Psychiatry, este cambio químico sucede a largo plazo, es difícil de revertir, y con frecuencia acompaña a la depresión crónica.

“Es sorprendente que nuestro genoma pueda ser tan maleable en el cerebro”, asegura el investigador, que espera que este hallazgo abra un nuevo camino en el tratamiento de los trastornos neurológicos. Hasta aqui lo que dice el artículo de Muy Interesante.

En mi opinión personal, como neuriwoman, un estudio que se hace por forenses sobre cadaveres de suicidas esta muy sesgado, por que el mismo proceso de metilación incluso más alto, también puede estar en gran parte de la población que llamamos "normal" pero como no se han suicidado o no se han muerto todavía nadie les hace la auptosia correspondiente y pasan estadisticamente desapercibidos.

Es el problema que tienen las ciencias que incapaces de predecir la conducta humana sacan siempre las conclusiones a posteriori, sobre cadaveres de un grupo muy concreto de población.

No hay comentarios:

Publicar un comentario