Seguidores del blog.

20100715

Buena Suerte.



"Crear buena suerte únicamente consiste en… ¡Crear circunstancias!"

Ayer volví a sacar este libro de la estantería, lo volví a leer y refresqué las diez reglas de la buena suerte, esas que, como muchas otras cosas en nuestra vida, parecen tan obvias hasta que te paras a pensar y te das cuenta de que no las estás aplicando en tu día a día.

A lo largo de una historia de caballeros medievales, magos, gnomos y un trébol de cuatro hojas el libro nos recuerda que aquellos que verdaderamente tienen buena suerte son los que han salido a buscarla, los que han preparado las circunstancias y los que han sabido jugar bien las cartas de su entorno para merecerla.

Haciendo una pequeña síntesis de lo que trata el libro os invito a conocer diferencias tan sutiles que existen entre la suerte y la buena suerte, frente a la suerte que no llega. Estupendo Decalogo el que nos muestran los autores de la obra retroalimentando con leyendas y figuras alegóricas, y tipos de personalidades. Que al fin y al cabo es la personalidad del individuo la que ayuda a detectar la suerte cuando llama a su puerta, a retenerla en su vida o a darle con la puerta en las narices. Así que por aqui os lo dejo y que cada cual se aplique el parche donde le duela.

La trama es la siguiente: El mago Merlín convoca a todos los caballeros del reino y les comunica que en el bosque encantado nacerá después de siete días un trébol mágico de cuatro hojas; a quien lo encuentre le sonreirá la fortuna de manera indefinida.

De todos los caballeros asistentes, tan sólo dos aceptan el reto. El bosque es enorme y, por tanto, las posibilidades de éxito limitadas. Uno de los caballeros, Sid, con atuendos blancos, representa la “afirmación” y la “actitud positiva”; el otro, que responde al nombre de Nott, es símbolo de la “negación” y la “actitud derrotista”.

A lo largo de su periplo por el bosque, los caballeros van encontrándose con una serie de personajes que les van suministrando información que cada uno de ellos interpreta de manera diferente según su paradigma de vida. Mientras Nott hace de cada dato un nuevo problema, Sid utiliza esa información a su favor convirtiéndola en una herramienta de valor. De las aventuras de los dos caballeros se desprenden diez reglas de la “buena suerte”.

Pero tendreís que esperar a mañana para leerlas en el siguiente post que se llama Decálogo de la Buena Suerte.

5 comentarios:

  1. De verdad que si es muy interesante el decir que la personalidad del individuo es el que atrae la suerte. Yo necesito suerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, la personalidad del individuo atrae la suerte, porque para una persona positiva algo que sale mal es una experiencia nueva; mientras que en la personalidad negativa cualquier contratiempo se convierte en insuperable.
    Muchas veces la suerte es neutra, nuestra forma de ver el mundo es lo que la convierte en buena suerte o malasuerte.
    Hablamos en circustancias normales y cotidianas (no en catastrofes naturales, ni accidentes) que al fin y al cabo tampoco pertenecen a la suerte si no a la naturaleza. Y nuestra naturaleza es mortal y demasiadas veces con tendencia al pesimismo.
    Si te has fijado la misma cosa que un lunes te parece lo peor de la vida, para el jueves ya esta aceptada y para el sabado no era tan malo.

    ResponderEliminar
  3. De todas formas cuando dices "atrae la suerte" le estas dando un matiz pasivo. Y la suerte es algo dinamico que cambia a cada instante, y que nosotros tenemos que favorecer de forma activa. La suerte nos la tenemos que trabajar día a día, creando las circustancias favorables para que se produzca. Y nuestra personalidad, es decir, nuestra forma de interpretar el mundo juega un importante papel en ello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Este libro me lo leí el año pasado y me gustó un montón. Estoy totalmente de acuerdo con lo que en él se dice.

    La mayoría de las veces es de nosotros de quien depende que las cosas vayan bien. Siempre hay excepciones, pero es básico saber ver el lado positivo de las circunstancias que nos rodean.

    Hay gente que es así por naturaleza, y otros nos lo tenemos que ir proponiendo poco a poco.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo en que de nosotros depende que las cosas vayan bien. Creo que tiene mucho que ver con la personalidad de la persona y su capacidad para afrontar lo malo que nos da la vida; porque a lo bueno se acostumbra uno rápido.

    Yo le veo bastante relación con el post de hace unos días sobre la "resiliencia". Del día 13 de Noviembre.

    http://www.neuriwoman.com/2010/11/resiliencia-salir-adelante.html

    ResponderEliminar