Seguidores del blog.

20101108

En otro planeta: Minas de Naica.





Visitar este lugar es como viajar hasta otro planeta, porque sus 60ºC de temperatura y el 100% de humedad que contiene la hacen un lugar inhabitable para la mayoría de los seres vivos. Solo puedes estar escasos minutos sin sufrir daños y por ello los cientificos y las pocas personas que entran en su interior tienen que utilizar respiradores especiales y trajes refrigerados con hielo. Aún utilizando protecciones de este tipo, no se puede estar dentro más de veinte minutos sin que nuestro organismo empiece a sufrir fallos.

Esta grandiosa maravilla subterranea se encuentra en México, en el Estado de Chiuahua. En las profundidades de estas tierras se encuentran las Minas de Naica, explotadas desde el siglo XIX por su contenido en plomo, plata y zinc. Pero su importancia sugio en 1910 cuando se descubrió en su interior una cámara llamada la Cueva de las Espadas, con cristales de selenita, una variedad del yeso, de hasta dos metros de grosor. A 300 metros de profundidad, se encuentran los cristales más grandes descubiertos del planeta, llegando a medir hasta 12 metros y pesando más de 55 toneladas.

Se trata de una verdadera macro-geoda: una cueva completamente recubierta de cristales transparentes de selenita (yeso muy puro), algunos de los cuales superan los 12 mts. de largo. Definitivamente los cristales más grandes del mundo. El hecho de que la mina se encuentre sobre un cuerpo de magma es el responsable de la creación de esta gigantesca geoda y también de las grandes temperaturas de su interior.

Una atmósfera saturada de vapor anula los mecanismos naturales de refrigeración. Es equivalente a estar sumergido en agua a la misma temperatura. Por ello, es imposible permanecer dentro por más de cinco minutos sin resultar abrasado y las cámaras y otros aparatos electrónicos también resultan dañados. Buscando datos para este post he encontrado que tienen una página web en la que podeís ampliar las informaciones más recientes y una maravillosa galería de fotos.










Cueva del Ojo de la Reina

Cueva de las Espadas


Cueva de las Velas.


4 comentarios:

  1. Impresionante. No hay mayor fuerza que la naturaleza, tanto para crear como para destruir. En el primer caso, cosas como estas lo demuestran. Increible. Me ha encantado la entrada, aunque en realidad todas las que haces son interesantísimas.
    Saludos.
    María.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que somos simples hormiguitas a merced de la madre naturaleza. Y más que inventar nos dedicamos a copiar sinteticamente lo que ya había sido creado. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. son excelentes los post que haces...

    y este post me parecio interesantísimo, me hizo pensar mucho en las funciones del arte, el copiar la naturaleza, en reinventarla...

    saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Noe, los post que hay sobre fractales acercan a las matematicas y también al arte. Proximamente tengo para sacar uno de fractal y arte, y otro de los fractales en las formas de la naturaleza. Seguro que te gustan por que reinventar la naturaleza es el arte hasta el infinito. Saludos.

    ResponderEliminar