Seguidores del blog.

20101228

Inocentada 1907 a Malospelos y Benavides.





Mira por donde me acabo de enterar en las noticias de la tv que este año ha descendido el número de inocentadas, y que una de las más sonadas en nuestra historia fue la publicación por la prensa en el año 1907 de que habían robado uno de los Leones del Congreso, para desconsuelo del pueblo madrileño y localidades adyacentes de toda la peninsula.

Así que como ser curioso que soy me he pasado por la web del periodico que era el ABC, y he hecho uso de su hemeroteca para comprobar que sucedio aquel 28 de diciembre de 1907, para que trascendiera hasta nuestros días.

Y efectivamente cuenta de forma sarcastica como los devotos de Caco y sus feminas compinches con ataque epileptico incluido distrajeron al señor sereno y a los agentes de la autoridad para perpetrar tan horrible ignominia. Incluso viene una gran foto con el leon que quedo de hijo único la noche de los inocentes.

Y donde por lo bajinis la prensa hace una mordaz crítica a la falta de calidad de los leones (por ser huecos) lo que posibilito que pudieran ser robados tan facilmente. Os hago este comentario porque  durante muchos años los leones fueron tema muy debatido politica y mediaticamente.

La página donde esta la noticia (que abrí en PDF) sobre el robo inocenton es:



Para quien no conozca la trepidante historia y tenga tiempo y ganas de leer os dejo el post que publiqué el 11 de octubre sobre las idas y venidas de estos emblemáticos leones. Y el porque se ponía en entredicho su calidad.

-De las dichas y desdichas de "Benavides" y "Malospelos" los Leones del Congreso.



Seguro que muchos de vosotros solo les conoceis de vista y con el generico nombre de "Los leones del Congreso". Pero son dos y cada uno tiene su propio nombre: uno es Daoíz y el otro Velarde, aunque la gente los rebautizo con otros dos nombres más castizos. Ya ha llovido mucho desde entonces.

Así que paso a contar la curiosa historia de como nuestros actuales leones del Congreso de los Diputados aparecieron un día flanqueando sus puertas despues de una larga serie de dichas y desdichas. Como la falta de ideas, la superstición, la falta de dinero, la falta de materiales y otras muchas faltas que no consiguieron quitarles el lugar que hoy ocupan nuestros queridos "Benavides" y "Malospelos" (así rebautizados cariñosamente por los madrileños).

Todo comienza un día de 1850 cuando una vez inaugurado el edificio del Congreso se colocan sendas farolas en el lugar que hoy ocupan los leones. La gente les toma mania y como tampoco eran del agrado de los parlamentarios se comienza a pedir ideas para sustituirlas por otra cosa más emblemática.

Se encarga la tarea del diseño al escultor de moda, Ponciano Ponzano (cuyo nombre debio ser el pitorreo de sus años de colegio). En fin que a este buen hombre se le ocurrio lo de colocar un par de leones flanqueando la entrada. Sin embargo, era un poco maniatico y bastante supersticioso por lo que nunca realizaba obras en piedra ya según decía le traian mala suerte.

Por tanto y como no había dinero para realizarlos en metal, se fabrican los leones en yeso, eso si con una buena manita de pintura que simulara el color del bronce. En 1851 se colocan los leones, pero en menos de un año ya estaban deteriorados por las inclemencias climáticas y también debido a la mala calidad de los materiales.

Nuevamente, ante la presión social y los ataques de la prensa, los políticos se ponen en contacto con Ponciano para realizar los leones en bronce de buena calidad. Sin embargo el presupuesto resultaba excesivo para las pauperrimas arcas del pais y las negociaciones con el escultor quedan rotas. Porque ya sabeis que este hombre trabajar en piedra, pues no trabajaba por muy escultor que fuese.

Así que cambian de criterío decidiendo poner dos leones realizados en piedra por el escultor José Bellver. Pero nuevamente fue otro fracaso porque eran demasiado pequeños y más que leones parecían dos perritos diminutos y malcarados. Así que estos leones despues de una temporada alli puestos fueron vendidos por feos. Y vuelta a empezar con los problemas.

Y como en este pais siempre pasa lo mismo mientras que seguiamos en decadencia, los políticos en vez de hacer su trabajo continuaban discutiendo por el tema de los leones. Decidiendo entonces dejar el asunto en manos del ejército, que se puso en contacto con una fundición de Sevilla. Éstos mandaron contestación de que era muy complicado, que no tenían la maquinaria adecuada y que la única solución era fundirlos en París.

La reinsa Isabel II, recordando la invasión napoleónica unas décadas antes, comento que sería una vergüenza para España que un símbolo del pais fuera realizado en el extranjero, por lo que ordenó que se fundiera en Sevilla con la supervisión de nuestro ya querido y conocido Ponzano.

Dado que continuabamos sin tener dinero, decidieron fundir unos cañones incautados en la Guerra de Marruecos, que habian sido traidos a España como trofeo de guerra. Por fin en 1865, los leones, bautizados como Daoíz y Velarde (nuestros héroes del 2 de Mayo de 1808) fueron terminados y alabados incluso por la reina.

Pero con tanta gente opinando, al ser trasladados a Madrid un grupo de parlamentarios empezó a criticar el origen guerrero del bronce, argumentando que no podían representar al congreso dos figuras realizadas con material de guerra. Se llegó incluso a hablar de su destrucción, pero afortunadamente (para los leones por lo menos) en 1872 dejaron el debate y se colocaron en el lugar que ocupan en la actualidad. Y colorin colorado la historia de "Benavides" y "Malospelos" ha terminado.

18 comentarios:

  1. Magnifica y curiosa historia la de los leones de Las Cortes.
    Bueno conociendo un poco este Pais no me extraña la delirante historia leonil.
    te deseo un Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
  2. La inocentada y la historia de los leones me ha recordado cuando estudiaba historia (y todavía leía algo de la época). No la conocía, pero es especialmente cómico lo de vender los primeros por parecer caniches, y hacer unos con unos cañones.

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante, observo que los políticos han sido igual de eficientes y eficaces en todas las épocas :)

    No me extraña que luego gastaran la broma del robo de uno de los leones. Ahora lo entiendo, estos leones han tenido una existencia muy atropellada en menos de 150 años.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. IGLESIASOVIEDO: La verdad es que a mi tampoco me extraña la forma que tenemos de complicar lo más simple.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. RENAISSANCE: la verdad es que en clase de historia no se daban este tipo de temas; supongo que como cada ciudad tiene sus curiosidades pues solo aparece en libros muy concretos pero no de historia en general.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ISAMONALISA: Estoy de acuerdo contigo Isa nuestros políticos han tenido siempre la costumbre de distraer los temas importantes con los anecdoticos. Y así seguimos.

    Creo que en estas fechas es cuando Malospelos y Benavides estan pasando una vejez tranquila, sobre todo desde que prohibieron que la gente se acercara a ellos para hacerse fotos y se les subieran a la chepa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Curiosa y divertida anécdota. Tienen nombres de "inocentes" los pobres. Feliz año para tí y los tuyos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Que país!!!

    Esta historia es una radiografía de lo que somos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Interesante historia, que no conocia.
    Te deseo un Feliz Año Nuevo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado este post :) Creo que he picado en tres inocentadas de amigos bloggers y además, en uno de ellos, que publicaba una noticia cierta, fui de lista a decir que no me la creía porque era la inocentada del día. Inocentona al fin, como Malos Pelos y Benavides

    Un besito, Neuriwoman

    ResponderEliminar
  11. EMEJOTA: es verdad tienen nombres de inocentes y si te fijas bien hasta cara de inocentones también, por eso les cambiarían hasta el nombre.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. TORO SALVAJE: Que razón tienes y si no que se lo pregunten a Justiniano.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. JOSEFINA: Muchas gracias y Feliz Año Nuevo también para ti y los tuyos. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. ALMALAIRE: Pues ya nos iras contando tus inocentadas que ya sabes que por aqui somos muy curiosones. Un beso y Feliz Año Nuevo por si no nos leemos en estos días.

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué buena lección de Historia!... La de veces que he pasado cerca sin percatarme casi de ellos. Es lo que tiene cuando te acostumbras a ver algo de manera habitual, que no le "prestas atención".

    ¡Me ha encantado saber la historia de los leoncitos!. Prometo enmendar mi error y la próxima vez que pase, los miraré "de otra manera": prestándoles la atención que merecen.

    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  16. TOWANDA: Pues ya sabes cuando pases al ladito de ellos le lanzas un besito de mi parte también.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Los leones del congreso están tan asociados a la historia de la ciudad, como los que tiran de carro de la cibeles.

    Mi Caracas también esta representada por un León de blanca melena.....Que varias veces han robado..

    Me gustan estas leyendas históricas....

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. MANUEL: Ya nos contará algo más de ese león de blanca melena, que seguro que tiene una bonita historia detras. Que le gustan las leyendas historicas ya lo había notado por la lista de blogs por donde gusta pasear.

    Saludos pre2011.

    ResponderEliminar