Seguidores del blog.

20110414

Haz vibrar tu Alma: Pon un Didgeridoo en tu vida.

.

Haz vibrar tu Alma.


Evidentemente no hay nada mejor que tenerlo, para conocerlo y saber lo que es. Que conste que yo hace años que lo conocía, incluso habíalo disfrutado porque de siempre me gustaron las expresiones artisticas de otras culturas.

Por eso me habia dejado cautivar por su sonido en algún que otro documental, incluso el marido de mi amiga Maribel tenía uno precioso colgado por encima de su sofa. Cosa que agradeciamos las visitas,  siempre mejor un Didgeridoo, que las consabidas Katanas afiladas.

Pero lo que servidora no sabía es como se escribía, por eso esta mañana viendo una página de anuncios lei que vendian un "digerido" de segunda mano o mejor dicho de segundo soplido.

Pues si, leí un digerido, de digestión ya realizada, luego mire la foto y ¡ohhh!! alli estaba él:  era ese aparatito que tantas veces había escuchado pero no sabía como se escribia su nombre.


Proviene del "tiempo de los sueños" el "DREAMTIMES".

Así que hoy he aprendido algo nuevo, una nueva palabra que ya no me sonará a digestión bien hecha, y que los amigos para andar por casa llaman abreviadamente un "didges". Su otro nombre ancestral es Yidaki o Yidarki y su origen es más antiguo que la misma existencia del hombre.  Los aborigenes lo remontan al ancestral "tiempo de los sueños" o "Dreamtimes" y su uso esta muy ligado a la existencia espiritual de los aborigenes australianos.

Los aborígenes de Australia lo nombran de forma diversa según la tribu o su ubicación geográfica, pero al parecer entre ellos el más usado es yidaki, que significa "el cuello del emu", (especie parecida al avestruz que habita en tierras australianas). También puede llamarse aritjuda, mago, yiraka, yigi, emu, ebora, gurrmurr, djlupu, o infinidad de nombres más. Didgeridoo es el término que asignaron al instrumento los primeros colonos ingleses, ya que su sonido parecía emitir esa palabra al ser interpretado por los aborígenes.



Este tiene más de 4000 mil años de existencia.

Este instrumento tan ancestral (el de la foto por ejemplo tiene unos 4.000 años de antiguedad) esta realizado en madera ahuecada, y al soplar por él manteniendo una respiración circular se obtienen sonidos graves de imitación terrenal y de animales. El Didgeridoo, usualmente, mide entre 6 y 12 cm de diámetro, y su largo puede variar desde aproximadamente 50 centímetros hasta dos metros o más. El largo del instrumento determina la gravedad de su sonido.

El material en que se realiza es, tradicionalmente, con ciertas variedades de eucalipto australiano. Es la madera original y la más apropiada, pues por sus características de dureza hace que el sonido sea más limpio y brillante; distinto al del resto de materiales. Sólo en Australia hay más de 40 variedades de eucalipto y algunas de ellas son las maderas más resistentes de todo el reino vegetal.


Los ejercicios de respiración con este instrumento son muy beneficiosos.

Ahora se construyen en otros materiales menos ancestrales y según el país de origen desde el Bambu hasta la Pita (de la famila de las agaváceas), pasta de cáñamo, cristal de cuarzo, cerámica, fibra de carbono, plástico, incluso cartón, etc., pero quizás la forma más fácil de construir uno es con un simple tubo de pvc.

El Yidaki se ha convertido en un símbolo de Australia y en general es aceptado su uso por todo el mundo, fuera ya de su contexto ritual y para uso de puro divertimento. Ha trascendido al campo puramente musical y para ejercicios de relajación, ejercicios de meditación y también de respiración (circular).