Seguidores del blog.

20120415

Tarta de Queso.






Hoy os dejo la receta de mi Tarta de Queso favorita, ya que es muy sencilla de elaborar y sobre todo no lleva huevos ni necesita pasar por el horno. Algunas personas prefieren utilizar el término de Pastel de Queso para esta modalidad en frió y Tarta para la segunda forma en el horno. Aunque pienso que de esta forma es mucho más natural y no corremos el riesgo de que el calor destruya alguno de sus mejores nutrientes. También nos queda más ligera por no llevar huevo. A la vez que resulta más ecológica porque conlleva menor gasto energético al no pasarse sus 40 minutos en el horno.

Ingredientes:

  • 1/2 litro de Nata (35% m.g.)
  • 500 gr de Requeson o Queso de untar tipo Philadelphia.
  • 100 gr de azucar.
  • 1 yogur natural.
  • Hojas de gelatina. (4 para el queso y 2 para la mermelada).
  • 1/2 bote de mermelada de melocotón (o de cualquier sabor).
  • Paquete de galletas maría.
  • 100 gr de mantequilla o de margarina.



Para la Base:



1) Triturar las galletas y añadirles la margarina en pomada, es decir, liquida después de pasar unos segundos por el microondas. Nos quedará una pasta cremosa.


2) Cubrir con esta pasta de galletas y margarina el fondo del molde en el que pensamos hacer la tarta.


3) Dejar enfriar en el frigorífico mientras preparamos la parte central.

Parte central:


4) Montar la nata con el azúcar.


5) Añadir el requesón y el yogur natural. 

6) Batir todo. 

7) Por otro lado echar las hojas de gelatina en medio vaso de agua fría durante 5 minutos, para que se hidraten, sacarlas y exprimirlas un poco. Tomamos 4 hojas de gelatina para echarlas en medio vaso de leche caliente y le damos vueltas con una cucharilla hasta disolverlas totalmente. Añadiendolas a la mezcla anterior. Y batiendo nuevamente todo con la batidora hasta que nos quede una mezcla ligera y sin grumos.

Cobertura:


8) La mermelada la pasamos a un bol y la diluimos un poco metiendola unos segundos en el microondas a baja potencia.

9) Tomamos 2 de las hojas de gelatina ya hidratadas en agua fria (sin el agua) y lo unimos a la mermelada que estará templada. La dejamos enfriar un poco antes de añadirla sobre la tarta.

10) Se reparte por encima de la tarta de queso y se mete en el frigorífico durante cinco o seis horas para que tome consistencia, sabor y al desmoldarla nos quede perfecta. De un día para otro esta mejor todavía.