Seguidores del blog.

20120807

El rey de mi selva.




Estaba ensimismada aquella tarde  junto al estanque dorado de los Nenúfares cuando le vi aparecer. Y mientras disfrutaba de las tenues caricias de lánguidos rayos de sol  le sentí llegar a lo lejos, con ese  vaivén cauteloso de sus andares felinos.

 Allí estaba ahora junto a mi, como el rey de una selva imaginaria. Había salido de caza y regresaba portando una presa. Pero lo que él no sabía es que nunca salgo sin mi cámara y que ose retratar su presencia.

Debía tener ya unos cuantos años sobre sus cansadas espaldas, pero una vez más la naturaleza le había otorgado el privilegio de ser vencedor en ese antiguo, cruel y omnipresente juego del ratón y el gato.








15 comentarios:

  1. Qué belleza de nenúfares!

    Bueno, la ley de la selva, sobrevive el más fuerte y hay que comer. Tiene una cara de saberselas todas...

    Besotes Neuri.

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga hacia mucho que no entraba en tu blog las últimas veces que trate de comentarte no podía y después deje de intentarlo,que triste lo de los animales depredadores así es su naturaleza, pero a mi no me gusta, prefiero que coman peles los gatos jajaja buenas imágenes.

    Besitos amiga que tengas una linda semana.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante... La foto, captada en el momento exacto, ni el national oye...

    Y ahora te cuento que hace unos años abandonaron a una gata muy parecida a ese gato, un poco más oscura, en la calle donde vivía y hasta que la encontramos casa la cuidábamos.
    Bueno, un día se presentó con una rata XXL y se la comió en la puerta de casa.
    Cuando llegué me encontré los restos y ella feliz restregándose en mi pierna...

    Gatos!!! :D

    Besos

    ResponderEliminar
  4. El principio de tu relato me llevó hacia otros parajes... ;), que se me rompieron cuando vi las fotos...jejeje

    Abrazos miles.
    (Qué bueno que habilitaste lo de los comentarios!).

    ResponderEliminar
  5. La naturaleza puede ser muy cruel, siempre me digo que todos los seres vivientes deberíamos comer vegetales............claro que eso es imposible y el gato tenía hambre.Los nenúfares son preciosos.Besotes

    ResponderEliminar
  6. Y ahí se fué, con su presa...

    Los Nenúfares, divinos!

    Saludos muchos, buenas noches.

    ResponderEliminar
  7. Es ley de vida en el reino animal...lo que prima, el instinto de supervivencia amiga mía.
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  8. Laley de la selva comer o ser comido. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  9. El estanque dorado es una belleza, gracias por compartir las imágenes.
    un placer pasar por tu espacio.
    feliz semana.

    ResponderEliminar
  10. La ley de la selva. La fuerza felina de la superviviencia.
    Pobre ratatouille, en el fondo da penilla...
    Geniales las imágenes, un gato espabilado, desde luego la experiencia de los años es un grado.

    Ahora solo le queda disfrutar del festín.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  11. Siempre el más fuerte es el que gana.
    La ley de la selva, comer o dejase comer.
    Muy lindas las imágenes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Haciendo lo que mejor sabe: cazar.

    ResponderEliminar
  13. Mira que a mi esposa le gustaría una gato así...Y eso que los ratones los consigue lejos de casa...pero no se los come

    Besote guapa

    ResponderEliminar
  14. Preciosa foto la de ese estanque, asi como la caza del felino.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar