Seguidores del blog.

20120816

Pelopincho Yrregaliz.



Cada mañana paseaba orgulloso con su perro por las anchas calles del pueblo y pensaba para si que no todo el mundo podía presumir de haber superado una alopecia areata en tan breve espacio de tiempo. 

Ahora a sus taitantos años la gente ya le conocía como Pelopincho por las hermosas rastas que, desafiando a la ley de la gravedad,  se enarbolaban sobre su occipucio.

Y es que eran unas hermosas y puntiagudas rastas de cabello artificial que elaboraba cada noche con esmero para lucirlas al día siguiente entre la muchachería del barrio.

Todos querían acariciarlas y algunos más osados incluso arrancaban algún mechón de su cuidada melena de regaliz. Porque este antropófago de vocación tardía y reconvertida en vegana disfrutaba   al sentirse cuasi devorado por sus admiradores.

Y mientras la gente se lanzaba sobre el regaliz que llevaba adosado a su cabeza, Pelopincho alcanzaba un morboso extasis ante aquellos dientes acechantes que pretendían incluso mordisquear su cráneo.

Tanto es así que a partir de aquel día tomo la gran decisión: ¡su perro también luciría una melena regaliz tan cuidada como la suya!!










39 comentarios:

  1. Relato que arranca una sonrisa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ese es el arte del barbero "sacar patillas de donde no hay pelo", y que todos deberíamos tener en esta vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El arte del barbero lo vamos a tener que poner en movimiento en estos tiempos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Lo difícil de contar una historia es que se pueda hacer de cosas sencillas, de historias simples. Ahí está la maestría. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de tenerte en mi espacio. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Leñe Neuri, que están aquí!!!

    Como me los cruce les hago una foto, no te digo más!!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el perro ¿lleva ya la peluca de regaliz? Jaja...

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ingenioso Pelopincho...

    Saludos, Neuriwoman. Que tengas linda noche.

    ResponderEliminar
  6. Cada uno se busca la felicidad como sabe.

    Qué ingenioso Neuri!

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y este señor la encontró con sabor a regaliz.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Lindo texto!!!
    Y ese pelopicho canino...está de comérselo, pero a besos jajajaja!!!

    Besosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el can es una monada aunque debe ser dificil cepillar ese pelo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Para gustos, colores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para gustos, colores y en este caso sabores.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Un simpático y dulce relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me da a mí que es mucho trabajo eso de tener que elaborar con nocturnidad y alevosía unas rastas para lucirlas por el día.........pero bueno al que no le importe trabajar pues que las haga también para el perro, siempre queda la posibilidad de comérsela cuando se aburran de ellas:-))
    Bromas aparte el relato está muy bien.Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Charo, ya sabes que como dicen por aqui que "sarna con gusto, no pica..."

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Ingenioso Pelopincho. Enhorabuena


    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar
  12. Neuriwoman..." Pelopincho....."

    He tenido una perrita como pelopincho, nunca se me ha ocurrido hacerles
    unas rastas.....hubiese quedado coqueta como el.

    ¡¡¡ Interesante relato !!!
    gracias por comartirlo

    un beso desde Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiese quedado muy atractiva pero difícil de peinar esas rastas impeinables. Creo que después de llevarlas un tiempo ya no se pueden deshacer porque se funden con la queratina y hay que cortar los mechones completos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Simpático e ingenioso relato. Felicidades y buen finde.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luismi y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Jaja, seguro que están "para comérselos". :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para unos más que para otros que si no te gusta el regaliz pues ni te cuento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. gracias por todo un beso muy grande, que sepas que me gusta mucho tu foma de escribir, y de nuevo gracias por encontrarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por estrechar lazos entre nuestros blogs y personas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Simple y tierno. :) Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no tanto como parece a primera vista.

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. hola! me gusta mucho tu blog y tu forma de escribir:)
    yo tambien escribo te pasas por mi blog y me dices??
    PD: tengo un reto en mi blog de conseguir 40 seguis^^ jaja
    me ayudaas? xd
    graciaas y besoos::*
    http://elmeucrepuscle13.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  18. Eso se llama identificarse con su perro ;D

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bastante corriente eso de llevar el perro a juego en estos tiempos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Jajaja! Qué bueno el desenlace!

    ResponderEliminar
  20. Y lo bonito que le quedo el perro con sabor a regaliz. Un placer tenerte por aqui.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Un inesperado final, sobre todo para el perro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el look final le queda bonito, ahora que lo malo será cuando haya que cepillarle el pelo.

      Un abrazo.

      Eliminar