Seguidores del blog.

20121210

Orejones a la Elegancia.

...




LA RECETA:

1º Fundir el chocolate blanco. Para ponerlo un poco más fluido añadirle un poco de manteca de cacao, si estamos en casa y no tenemos, con un par de cucharadas de aceite de girasol, nos servirá. Aunque tampoco es imprescindible.

2º Se "atempera" el chocolate blanco y los bañamos dejando una zona del orejón libre. Luego dejamos cristalizar.

3º Atemperamos el chocolate negro y les pondremos la chaqueta a los orejones. Despues su corbata de pajarita y listo para tomar. Si no se atempera el chocolate, nos dura menos la cobertura, pero se pueden hacer igualmente. Esta receta sirve para cualquier fruta.




13 comentarios:

  1. Impresionante el aspecto delicioso que tienen. Y yo, a dieta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Qué ricos...

    Eso si, que me los den hechos, por favor!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Deben estar riquísimos con ese contraste de sabores.

    ResponderEliminar
  4. Ricos y tremendamente elegantes ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  5. No puede ser... me encantan los orejones y si encima me los bañas con chocolate ni te cuento.
    También he elegido una buena hora para verlos, con la tripilla vacía.
    Me parecen muy originales, vestidos de gala.
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Que buena idea!

    ¡Me la llevo!

    Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  7. Me has pillado con un trozo de chocolate en la boca, bueno, por lo menos, no se me cae la babilla, pero qué pinta tienen los orejones, les va a durar mucho la pajarita...

    Besotes Neuri.

    ResponderEliminar
  8. Se ven ricoss lo mismo me sorprendo haciendolos je je.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Joder, ¡qué buena idea! Es muy original, para Navidad. :-)

    ResponderEliminar
  10. Mira, están vestidos de etiqueta para recibir la navidad ;D

    Besote guapa

    ResponderEliminar
  11. Que elgantes, pero a pesar de semejante elegancia me los comería todos.Besotes

    ResponderEliminar
  12. Una idea estupenda aunque temo que a mí no me salen ni de coña.
    ¿Tú los haces? ¿Los venderán ya así de bonitos?

    Lucen divinos, la verdad, pero en la cocina siempre me pasa algo negativo con lo que tenga entre manos... No me lo explico.

    Un beso, reina, bonita, preciosa...

    ResponderEliminar