Acteón atacado por sus perros






Y por último un detalle en bronce de la cabeza del cazador Acteón para completar esta serie de esculturas del artista malagueño Jose Seguiri, cuya obra en la zona de la Plaza de Uncibay podeis ver en los anteriores post de esta serie. Y que han sido la fuente de El Baño de Diana y el Rapto de las Sabinas.














Comentarios

  1. Acteón se debió sentir de lo más afortunado por ver desnuda a una diosa. Pero resultó que era Diana. Y así le fue. Diana, diosa de la caza, no tuvo consideración con un cazador.
    Hubiera tenido más suerte con Venus o alguna ninfa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pobre Acteón lo hizo sin mala intención y lo suyo fue estar en el momento y en el lugar equivocados. Solo entró en la gruta arrastrado por su sed y sin querer sorprendió a Diana. Con estas ninfas por su voto de castidad poco tenía que hacer pero con Venus no te digo yo que no. Feliz fin de semana

      Eliminar
  2. Muy bonita. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. No conocía la leyenda de Acteón, curiosa, el cazador cazado. Hay que ver como se las gastaban los dioses de la época ¡tremendo!.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Dioses coléricos y vengativos llenaban el Olimpio. Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí y dejar un comentario. 💐🥰

Seguidores

TAMBIÉN ESTOY EN...

TAMBIÉN ESTOY EN...
Click en la imágen