El miedo a ser

 




"No seas tan blando que te expriman, ni tan duro que te rompan".

(Proverbio árabe)




Habitualmente cuando usamos la palabra “blandos” nos referimos a personas que nunca saben imponerse, predispuestas a que les tomen el pelo o a que no les hagan caso. Personas que muestran demasiada cercanía emocional o condescendencia hacia los demás, que no saben poner límites saludables y por ello no los ponen.


Sin embargo cuando decimos “duros” nos referimos a personas con una cierta falta de sensibilidad, muy fríos o demasiado exigentes y rígidos. Gente que manifiesta demasiada distancia emocional. Por tanto este tipo de persona no sabe poner límites saludables y los ponen mal. 


 La diferencia entre ambos tipos es que la persona “blanda” tiene un defecto de límites y la persona “dura” tiene un exceso de límites.


A nivel emocional esto se traduce en que ambos tienen miedo aunque no lo expresen de forma consciente. Porque el ser humano desde que nace busca consciente o inconscientemente ser querido y después ser aceptado en el grupo, por ello básicamente lo que tienen ambos tipos es miedo a “no ser queridos”.


La paradoja es que los dos consiguen justamente el efecto contrario y si te preguntas sobre el origen de estas creencias limitantes es muy probable que se hayan ido forjando desde la infancia porque nuestro cerebro funciona solo en presente, el circuito neuronal sobre las creencias que teníamos cuando éramos jóvenes se puede activar aquí y ahora en un instante.


Así que el primer paso para corregirlo es que seamos conscientes de ello, lo aceptemos y estemos en disposición de querer cambiarlo. Todo ello a través de un proceso de trabajo que denominamos autoconsciencia y autoconocimiento que mejorarán nuestra inteligencia emocional.


Imagenes del fotógrafo surrealista digital:  Ben Goossens.







Comentarios

  1. Por eso expulsamos a los árabes, eran más inteligentes y más limpios que nosotros, y cuando decimos nosotros, seguramente que algunos de nosotros descendemos de ellos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las culturas destilaban sabiduría en la antigüedad. Un saludo

      Eliminar
  2. Qué bien explicado! ¡Qué buena noticia es que cuando se desea cambiar esa actitud ante los límites, con trabajo se pueda! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que todo tiene solución menos la muerte. Besos

      Eliminar
  3. Imágenes muy intrigantes y curiosas. Pues como suelo poner pocos límites, me considero blanda. A veces habría que poner los límites pronto, porque si no, simplemente, abusan.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente es así y la gente confunde bueno con otros términos. Besos

      Eliminar
  4. Los equilibrios son difíciles, a veces a la empatía le llaman blandura.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y al silencio por educación o por no querer lastimar. Besos

      Eliminar
  5. yo creo que me incluyo en los "blandos" pero con el paso de los años estoy tratando de cambiar eso. Muchas veces he hecho de todo para que mis seres queridos estuvieran bien, olvidándome de mi misma. Ahora actúo con mucha más cabeza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se tiene toda la vida para aprender cual es nuestro lugar en ella y nuestra relación con los demás. Besos

      Eliminar
  6. Estamos buscando el equilibrio toda la vida, tal vez no todo el mundo pero supongo que la mayoría, y ese nadar entre dos aguas puede ser tormentoso o una aventura, de nosotros depende, creo yo. Las imágenes son impactantes, y tienen algo que me hace indagar más sobre Ben Goossens, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que la mayoría de la gente se encuentra en la parte intermedia de la campaña de Gauss, los problemas sobrevienen en los casos extremos. Besos

      Eliminar
  7. En algunos casos, y llegado un punto determinado en la vida, comienzas a restar importancia al hecho de ser o no aceptado por los demás, apreciando más tu propia libertad de ser y hacer, guste o no a quien te rodea. Llegada esa situación, los miedos, si es que los había, desaparecen, y tu visión ante la vida cambia totalmente. Si no aprendemos a querernos y a respetarnos a nosotros mismos, y a no esperar, exigir o necesitar la atención u aprobación de los demás, el camino será tortuoso, además de poco enriquecedor.
    Al final todo reside en nosotros; en cómo canalicemos las cosas, y nuestra actitud ante ellas…

    Muy interesante entrada, Emilia.

    Abrazos, y feliz finde 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, todo depende de cómo lo canalicemos porque la forma interior que adoptemos es la que también se reflejará en nuestros actos. Es importante tener claro que lugar ocupamos emocionalmente de cara al mundo. Muchas gracias, amiga. Un abrazo

      Eliminar
  8. Al final tenemos un poquito de cada para encontrar el ansiado equilibrio que tan complicado es conseguir a veces.

    Abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría de la gente lo tiene así, flexible según la situación y la relación con la otra persona. Besos

      Eliminar
  9. ¿Duro, blando?, nunca he hecho ese ejercicio de introspección. Me conformo con ser justo y asequible y ya es suficiente. Otra cosa es que lo consiga, pero esa es otra historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no has reparado en ello porque seguramente no te encuentras en ninguno de los extremos que menciono. Y al igual que la mayoría de la gente te encuentras en la zona apropiada de la distribución gaussiana. Ser justo y asequible es una meta laudable. Un abrazo

      Eliminar
  10. Yo aoy de los blandos sin duda. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser flexibles es la meta, ni un extremo ni el otro. Besos

      Eliminar
  11. Ni duro ni blando. Hay que ser flexibles y gracias a ese equilibrio podemos llevar nuestras cosas con una actitud en una línea sin dejar entrar en la misma a ciertos caprichos.

    Un ramillete de abrazos de lirios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo Joaquín, de hecho iba a titular esta entrada “Flexible como caña de bambú”. Un abrazo

      Eliminar
  12. He recibido "palos" por ser blanda pero tampoco quiero ser dura, el término medio es el ideal y a él quiero llegar.Las fotos son geniales.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Charo, ser blanda por bondad no es malo, el problema es que quienes no merecen tu bondad se aprovechen de ti o te avasallen. Ahí ya comienza el problema. Como le comentaba a Joaquín ser”flexible como caña de bambú”. Besos

      Eliminar
  13. Yo creo que se debe de
    ser flexible, cuál caña de bambú, se cimbrea con el aire pero no se rompe aunque haya vientos huracanados .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo en tu visión. Un abrazo

      Eliminar
  14. Muy buen análisis de cada una de las palabras , y como diría en esta ocasión en el intermedio está la virtud . Ni muy duro ni muy blando , es cierto que todos buscamos esa aceptación y todos necesitamos ser queridos.
    La imágenes al menos son impactantes y dejan a la reflexión.
    Un fuerte abrazo ""

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la contemplación de las imágenes me surgió la idea de tratar este tema en la entrada de hoy. Un abrazo

      Eliminar
  15. O teu texto é perfeito!
    A nossa atitude comportamental vai, necessariamente, se ajustando ao comportamento de quem nos está próximo. Teremos que ter uma atitude suficientemente flexível para um salutar comportamento social. Nunca podemos ser rígidos no nosso comportamento, sob pena de ficarmos isolados.

    Um bom fim de semana!
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. Buenas noches

      Eliminar
  16. Tiene mucho que ver con ese dicho tan popular que dice, "La virtud está en el término medio".

    Veo muy interesante las imágenes que hoy nos ofreces.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso los extremos son perjudiciales y la flexibilidad entre ambos la mejor opción. Un abrazo

      Eliminar
  17. Según las circunstancias cada cual se inclina más a un extremo u otro. Debemos aspirar al equilibrio entre ambos porque quien diga que en algún momento es de una manera u otra.
    Muy interesantes esas imágenes que nos compartes, akgunas as conocía.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adaptarse a las circunstancias y manejarlo con mucha flexibilidad. Un abrazo

      Eliminar
  18. Un gran proverbio árabe y buena tu explicación.
    Las fotos están muy bien elaboradas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Boa noite. Obrigado pelo maravilhoso provérbio. Cada vez mais aprendo com você. Bom final de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los proverbios transmiten sabiduría, un abrazo

      Eliminar
  20. En lo único que disiento es que a un blando se lo puede querer, al duro en general es mas difícil. Para decirlo en palabras claras prefiero pasar por boludo y no por hijo de puta jaja, Pero cada cual... Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de las circunstancias y sobre todo de las personas. Un abrazo

      Eliminar
  21. Muchas veces me pregunto...¿qué sería de nosotros si pudiéramos vivir sin miedo? Claro que el miedo es importante en ciertas ocasiones y necesario, pero la mayoría de las veces es una barrera que nos ponemos a nosotros mismos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo interior lo alimentamos nosotros mismos y otras veces es como el freno de mano en algunas circunstancias. Un abrazo

      Eliminar
  22. Pues como dicen por ahí en el medio está la virtud. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí y dejar un comentario. 💐🥰

Seguidores

TAMBIÉN ESTOY EN...

TAMBIÉN ESTOY EN...
Click en la imágen