Seguidores del blog.

20100327

Sobre el colecho canino.


Quien me iba decir que iba a terminar compartiendo mi lecho con el perro. Si, mi pequeño yorkshire despues de seis años en casa ha ido a parar alli por las noches. Teoricamente siempre he estado en contra de meter perros en la cama, aunque ya habia sido practicante del colecho. Pero con mi hijo pequeño, que solo dormia tres o cuatro horas cada noche, y para mi era más comodo tenerlo cerca que levantarme veinte veces a cogerlo.

Acostar a los bebes en la cama de los padres ha sido algo muy normal a lo largo de la historia y de la prehistoria, ha sido solo en los ultimos 150 años cuando los padres nos hemos ido volviendo mas comodones y ponemos a la criaturita en la otra punta de la casa. Pero la culpa de esta tropelia no la tiene solo el egoismo paterno al final la tiene realmente la Iglesia que es quien llego a prohibirlo para hacer descender las cifras de infanticidios. Quiero decir que al acostar a los lactantes con los padres en algunas epocas de crisis en las que nacian demasiados hijos, aumento casualmente el numero de muertes por aplastamientos "fortuitos" y se sospecho que era una forma de encubrir ciertas formas de infanticidio.

Por lo demas hay detractores por razones de seguridad e higiene en el trabajo y por otro estan sus seguidores (entre los que me encuentro). Según algunos estudios el colecho potencia su desarrollo mental y la proteccion fisiologica del bebe. Tiene enormes beneficios para el niño y ventajas para la madre, para el padre yo diria que no tantas. Parece ser que cuando el niño tiene fiebre, la temperatura corporal de la madre baja para ayudarle a equilibrar la suya. Y que la proximidad física de la madre le tranquiliza y le relaja.

La presencia del yorki en nuestro lecho conyugal no es para potenciar su intelecto (que tiene de sobra) ni relajarle (que también le relaja). Es que este invierno hace más frio que de costumbre, y el pobrecito a pesar de la bolsa de agua caliente que le pone mi amantisimo en su casita, se nos había resfriado. Así que haciendo calculos entre el tiempo que perdia en los preparativos, lo que gastaba en gas para calentar el agua, y una factura detrás de otra de la veterinaria pense que me salia mas barato y comodo ponerle una mantita a los pies de la cama y dejar que durmiera con nosotros. He de reconocer que desde ese día no ha vuelto a tener tos, ni ahogamientos varios, ni tiritonas...como dirian por aqui ha sido mano de santo.

El problema es que a ver ahora como volvemos a la fiera a su jaula sin que proteste despues de la mala costumbre del colecho. De todas formas desde pequeñin siempre le gusto estar cerca de nuestro calor y de nuestro olor...

En la actualidad el resfriado ya se le ha quitado pero más inteligente parece que no le vemos.

2 comentarios:

  1. Falta una foto del "yorki" para ambientar la entrada :)

    ResponderEliminar
  2. Para mi primer y querido seguidor, te ha tocado un premio en "mira tu cuenta". Con todo el agradecimiento del Yorki, que desea un respeto a su privacidad y no serconocido por la calle, publicaremos una de cuando era mas joven.
    Saludos a usted y su joven esposa.

    ResponderEliminar