Entradas

La araña en el ojo de la cerradura

Imagen
Seguro que todos conocéis al magistral Leonardo Da Vinci, quien ha sido uno de los genios más versátiles de la historia. Artista infatigable, ingeniero, inventor, científico, anatomista, escultor, arquitecto, urbanista, botánico, músico, poeta, filósofo, cocinero y también emprendedor, que por algo regentó la Taberna de Las Tres Ranas junto a su buen amigo Boticelli. Y junto a todos los campos en los que destacó también encontramos su faceta como escritor, como en esta pequeña fábula que tituló « La Araña en el ojo de la cerradura »
Había una vez una araña que entró en una casa.
Después de explorar todos los rincones decidió alojarse en el hueco de la cerradura.
¡Es un refugio ideal!, - pensó -. Nadie me encontrará aquí dentro.
- Alli fuera, en el umbral de piedra, tenderé la red para moscas. Y más abajo, en el escalón, pondré otra para gusanos. La araña se regocijaba planeando.Desde el ojo de la cerradura sentía una protección extraordinaria. El estuche de hierro para albergar la llave est…

El sentido de la vida del Ikigai

Imagen
Ikigai (生き甲斐) es un concepto de la cultura japonesa que significa «la razón de ser» y que todo el mundo posee en su interior. Su descubrimiento es lo que da sentido a nuestra vida, el motor que nos impulsa a levantarnos con alegría cada mañana, a saber cual es nuestro lugar en el mundo y a sentirnos útiles en él.
La palabra ikigai se utiliza generalmente para indicar la fuente del valor de la vida de uno, o las cosas que hacen que la vida valga la pena. No está necesariamente ligada a la situación económica, personal, o al estado social. Incluso si una persona siente que el presente es sombrío, pero tiene un objetivo en mente, puede sentir el ikigai. 
Lo que nos hace sentir el ikigai no son acciones que nos vemos obligados a llevar a cabo, sino acciones naturales y espontáneas con las que nos sentimos bien.
El objetivo último del ikigai no es la felicidad. El objetivo es identificar aquello en lo que eres bueno, lo que te gusta hacer y que, además, sabes que aporta algo al mundo. Cuando …

El otro roce

Imagen
Dicen que el roce hace el cariño aunque la misma palabra también signifique todo lo contrario en el sentido de que tener un roce con alguien es sinónimo de un encontronazo nada cariñoso. Pero lo que yo no sabía es que había un tercer ROCE que nada tiene que ver con estos dos pero que está muy de boga en la actualidad.
Porque el rendimiento del capital invertido o ROCE (return on capital employed) por sus siglas en inglés, es un ratio financiero que mide la rentabilidad de una empresa y una cuestión especialmente relevante, la eficiencia con que se emplea ese capital.



Atardece que no es poco

Imagen
“Es increíble como en cada atardecer, el sol es de un color diferente. Ninguna nube está en el mismo lugar.Todo día es una nueva obra maestra. Una nueva maravilla. Un nuevo recuerdo”
(Sanober Khan)

El miedo a ser

Imagen
"No seas tan blando que te expriman, ni tan duro que te rompan".
(Proverbio árabe)


Habitualmente cuando usamos la palabra “blandos” nos referimos a personas que nunca saben imponerse, predispuestas a que les tomen el pelo o a que no les hagan caso. Personas que muestran demasiada cercanía emocional o condescendencia hacia los demás, que no saben poner límites saludables y por ello no los ponen.
Sin embargo cuando decimos “duros” nos referimos a personas con una cierta falta de sensibilidad, muy fríos o demasiado exigentes y rígidos. Gente que manifiesta demasiada distancia emocional. Por tanto este tipo de persona no sabe poner límites saludables y los ponen mal. 
 La diferencia entre ambos tipos es que la persona “blanda” tiene un defecto de límites y la persona “dura” tiene un exceso de límites.
A nivel emocional esto se traduce en que ambos tienen miedo aunque no lo expresen de forma consciente. Porque el ser humano desde que nace busca consciente o inconscientemente ser queri…

Seguidores

TAMBIÉN ESTOY EN...

TAMBIÉN ESTOY EN...
Click en la imágen