Seguidores del blog.

20110105

Vísperas de Reyes.





Hoy muy temprano he acompañado a mi madre a la playa, todavía surcaban los pescadores las cercanías de la orilla con sus barcas y sus redes de arrastre. Revolviendo todo el fondo, arrancando algas y molestando a los pececillos pequeños que nadaban de una parte a otra en pequeñas bandadas sin saber donde refugiarse.

Es algo que esta prohibido hacer tan cerca de la orilla, a veces pescan incluso entre los nadadores mañaneros. Pero ellos siguen erre que erre hasta que avistan alguna patrullera y salen por pies para evitar la multa.

También hay barquitas pequeñas que echan sus redes y al tirar hacia la orilla aparecen llenas del pescado de la zona, todavía coleteando por la falta de oxigeno y exhaustos por no poder soltarse de la red.

La gente se arremolina a su alrededor para ver el espectáculo, que realmente no tiene nada de espectáculo, pero ya nos conocemos y sabemos que de cualquier cosa hacemos uno. Para mi es algo triste pero me contestan al unísono que es ley de vida, que solo son nuestro alimento.

Después de recoger el copo, arropar las barcas y marcharse con el botín ves que en la orilla quedan flotando sin vida muchas sardinillas que han muerto en la contienda, incluso en la arena las que ellos no han querido recoger.

Así que mi madre y yo, aprovechamos el paseo matutino por la orillita de la mar llevándonos una bolsa de plástico para recoger algo de este pescado que mecen las olas hasta nuestros pies. Lo guardamos y ya de vuelta los vamos colocando en varios platos de porcelana donde las gatas y sus pequeños vienen a comer pescado fresquito.

Nosotras no tenemos gato, pero en verano están por la parcela los que nacieron en primavera, fruto de los devaneos amorosos de un siamés que tiene mi vecina. Todos los gatitos son como él, de un gris oscuro y aterciopelado que enamora. De hecho casi toda la gente que viene a visitarnos adopta uno, porque son preciosos, sanos, guapos, con unos pelajes brillantes y muy cariñosos.

Antes de volver a casa mi madre y yo hablamos, y nos damos un chapuzón en el agua fresquita y tempranera del mar. Después nos damos una ducha y volvemos por el caminito de piedras que han hecho sobre la arena. Para no llenarse los pies nuevamente de ella.

A esas horas ya empiezan a pasar los servicios de limpieza con sus rastrillos y sus camionetas, en el cotidiano intento de dejar la arena limpia para los bañistas del mediodía. Y nosotras después de nuestro paseo volvemos haciendo la compra por el pueblo hasta llegar a casa.

Pero ya no hacemos nada de todo esto, porque hace un año tal día como hoy, mi madre se sintió mal. Tan mal como para quedarnos todo el día en las urgencias del hospital haciéndole pruebas a su dolor. Tan mal como para diagnosticarle que aquel dolor repentino era un cáncer en fase terminal. Tan mal como para no tener tratamiento ni quirúrgico, ni quimio, ni nada que no fuesen cuidados paliativos en casa con nosotros. Y así poquito a poco en solo cuatro meses se marcho de nuestro lado. Y me gusta pensar que se fue feliz sabiendo cuanto la queríamos, viéndonos en todo momento con ella, sabiéndonos entregados a ella y ella a nosotros. Hoy es un día triste para mi y he recordado una historia de hace varios años, cuando todavía ni siquiera habían nacido los niños, y solo íbamos a la playa Ella y yo.

Cuanto la echo de menos, cuanto la quería y que pocas veces se lo he dicho con lo mucho que lo merecía. Te quiero mucho Mama.

Hoy es el aniversario de su muerte y este post lo escribi en verano cuando ella enfermo. Y me he permitido la libertad de traerlo nuevamente hasta mi, porque en mi recuerdo esta cada día.

38 comentarios:

  1. amiga ahora ella esta al lado de Dios cuidandote viendo feliz lo lindo que la recuerdas lo importante que ella fue en sus vidas saber echa su tarea como madre de ver a su hija dedicandole ese amor que aun mismo sin ella a tu lado nace de ti porque ella esta ahi a tu lado siempre en todo momento...bendiciones amiga...

    saludos
    linda semana
    abrazos

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches amiga. hoy vengo a saludarte , mañana con claridad de mente te leeré, me caigo de sueño
    Recibe un beso de ternur
    Sor.cecilia

    ResponderEliminar
  3. Que pena.
    Lo siento.



    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Tranquila, una madre sabe cuánto la quieres aunque nunca se lo digas. Lo sabe por cada una de las sonrisas, de los abrazos... incluso por cada una de las discusiones. Y sólo necesita que la quieras para ser feliz. Es un recuerdo bastante tierno y bonito. Gracias por compartirlo con nosotros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Precioso recuerdo. Cuídate.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola amiga, me ha conmovido tu historia y me siento identificada contigo, yo perdí a mi marido en unas fechas señaladas, el recuerdo siempre estará con nosotros.Besos.

    ResponderEliminar
  7. Que preciosidad, cuanta dulzura y cómo me he emocionado. Por lo que haciais y como lo cuentas fue una gran mujer, que sigue viva a través tuyo. No me quedan más palabras, pero hoy tendré esta entrada muy presente. Sabes, siempre eché de menos la complicidad de una hija en mi familia, tanto chico, que por otra parte son un encanto, me priva de cierta...que se yo... complicidad, repito. Ya la siento un poquito con respecto a mi nieta. Un fuerte abrazo preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Precioso, tierno y amoroso recuerdo con tu madre.
    Ella ahora desde el otro lugar esta cuidado de ti igual que tu cuidaste de ella.
    Cuando uno esta enfermo y siente próximo su fin es cuando mas valora y aprecia un cariño a su lado, un brazo donde apoyarse, no hacen falta palabras entre dos almas que se quieren.

    ResponderEliminar
  9. Lo siento mucho, con que tierno relato has reflejado aquellos momentos, me he emocionado.

    Esté donde esté seguro que está muy orgullosa de ti, y ten por seguro que sabía de sobra lo mucho que la querías.

    Ella tuvo mucha suerte al tener una hija como tú, que la amó tanto y que además mantiene tan vivo su recuerdo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. UN RECUERDO PRECIOSO DE TU MADRE, ME HA CONMOVIDO MUCHO. YO TODAVÍA TENGO A LA MÍA, ES MUY MAYOR Y SU ESTADO DE SALUD ES DELICADO, NO LA PODEMOS DEJAR SOLA....HAY QUE TENER DEMASIADA PACIENCIA QUE A VECES SE ME AGOTA PERO BUENO YA SABEMOS QUE LA VIDA NO ES FACIL Y HAY QUE SABER AFRONTAR TODAS LAS CONTRARIEDADES TAL CÓMO VIENEN.FELIZ DÍA DE REYES

    ResponderEliminar
  11. Neuri, estoy llorando... Tengo un nudo enorme en la garganta y no alcanzo a ver las letras de mi teclado...
    Te lo dije ayer y te repito hoy, ¡cuánto lo siento!.
    No puedo seguir porque imagino que las palabras no pueden paliar tu dolor y, a la vez, ese miedo que tengo en este tema...

    ¡El homenaje, precioso!... sólo decirte:
    ¡qué orgullosa debe haber estado, o estar, de ti!

    Un abrazo emocionado.

    ResponderEliminar
  12. No sabes lo mucho que te entiendo. Mi madre está muy enferma y lo pasa mal, está sufriendo mucho porque no puede hablar, no puede comer y está en la cama.
    Pero siempre que puedo estoy con ella, ahora mismo salgo para allá y darle miles de besos, porque la verdad es que me la como a besotes.
    Le digo al oído lo mucho que la quiero y ella me sonríe...es un amor.
    Sólo pido que no sufra mucho, que si no tiene solución se le lleve Dios al cielo para que deje de pasarlo mal.

    Un beso enorme amiga

    ResponderEliminar
  13. POETA DEL CIELO: Gracias por tus palabras, estoy segura de ello.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. SOR CECILIA: Gracias por su comentario y cuidese mucho.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. TORO SALVAJE: Muchas gracias, Xavi.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Lord SinNombre: Gracias por tus palabras y por haberte detenido a leerlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Freaky Boy Hood: Gracias de todo corazón. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Magda Contreras: tienes razón amiga mia, siempre estan en nuestros pensamientos, pero en fechas como estas se hace todavía más dificil.

    Tener que organizar las cenas, los regalos, las reuniones...tener que mostrar alegría cuando por dentro tienes roto el corazón.

    Para mi fue especialmente duro porque soy hija única y estabamos muy unidas. Y todavía no hacía casí el año que me habian quitado el tumor cerebral, y no me encontraba en buenas condiciones y ella sufria al verme así. A la vez que yo sufría viendola a ella. Cuando nos preguntabamos ¿como te encuentras hoy? Las dos contestabamos que bien con una sonrisa, porque no queriamos preocuparnos la una a la otra.

    Bueno Magda si me necesitas para hablar un rato o lo que te haga falta solo tienes que decirmelo. Siento mucho la perdida de tu marido.

    Un fuerte abrazo de todo corazón.

    ResponderEliminar
  19. emejota: es agradable tener este grado de complicidad con tu madre, aunque ya no este fisicamente conmigo. Esta en mi corazón y en el recuerdo, en la sensación cada vez que entro en su casa, cada vez que me pongo algo que me regalo...esta en todas partes. No de una forma obsesiva, si no tranquila y apacible como era ella.

    En fin, que me siento identificada contigo en el sentido de que siempre he vivido rodeada de chicos. No he tenido hermanos ni hermanas, pero por lado de mi madre mis primos son todos varones. Así que yo era la única nieta de mi abuela. Y ahora tengo dos hijos varones, con los que tengo mucha complicidad. No se si el haber tenido una chica hubiera sido diferente; al y al cabo lo importante son las personas no su sexo, su género ni su número. No se si me explico, pero muchas gracias por tus palabras.

    Un fuerte abrazo de todo corazón.

    ResponderEliminar
  20. iglesiasoviedo: cuanta razón tienes, a veces las miradas hacen que sobren las palabras. Y cuando va llegando el fin en ese tipo de enfermedades como el cancer, el enfermo se da perfecta cuenta y se va desconectando de la vida poco a poco, y va despidiendose de los que mas quiere, con suavidad, con ternura.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Isamonalisa: Gracias por tu comentario amiga Isa, tuve la suerte de poder despedirme de ella con su mano entre las mías, de poder besarla mientras vivía, abrazarla y poder decirle cuanto la quería. Y estoy agradecida por ello, porque no todo el mundo tiene la suerte de poder despedirse de sus seres queridos. Claro que hubiese preferido que no enfermera, que no sufriera, que no tuviese miedo...que hubiese muerto con más de 90 años como mi abuela. Que hubiese ido apagandose de viejecita y ahora estuviese aqui conmigo, pero le estoy agradecida a Dios de que por lo menos pudiesemos despedirnos y decirnos todo antes de partir.

    Un fuerte beso.

    ResponderEliminar
  22. Charo: Eres afortunada de tener a tu madre, ya se que la gente cuando se va haciendo mayor se van convirtiendo de nuevo en niños pequeños, algunas veces caprichosos y hay que tener paciencia con ellos en ese aspecto. Mi padre vive con nosotros y a mi me preocupa que conduzca, yo le veo demasiado mayor con menos reflejos; y el se ve a si mismo como si tuviese 20 años, con mas reflejos que mis hijos. Pero afortunadamente una de mis pocas virtudes es la paciencia, tengo paciencia para dar y para regalar. Quizas porque la necesidad me obligo a ello, ya que mi hijo pequeño desde antes de nacer empezo a tener problemas y durante sus primeros años solo dormia unas tres horas. Hay gente que se enfada, que se vuelve loca de no dormir una noche tras otra, y durante el día tener que llevar una casa con todo lo que eso conlleva. No recuerdo haberme enfadado ni una sola vez, porque no me dejase dormir, porque no quisiera comer, porque llorase continuamente...Supongo que la naturaleza es sabia y cuando te hace madre tambien te da la capacidad y la paciencia para aguantarlo todo.

    Un abrazo de corazón.

    ResponderEliminar
  23. Towanda: Gracias por tus palabras, sobre todo porque se lo que te cuesta hablar de este tema. No te preocupes por nada, sabes que eres una mujer fuerte y llena de luz, que irradias felicidad y seguridad a los que te rodean. Que te agradezco de corazón todo lo que me dices y cuanto te preocupas por mi. Que mañana llegan los Reyes Magos y tus niñas seguro que te tienen una gran sorpresa, y os lo vais a pasar estupendamente.

    Así que os deseo un Feliz día de Reyes, ya me contarás mañana. Un beso, y no llores que tu eres Towanda, nuestro baluarte contra la tristeza.

    ResponderEliminar
  24. Princesa115: Gracias por tu comentario Princesa, imagino la situación por la que estas pasando y se lo duro que es. Y lo gratificante que resultan esas miradas de amor de una madre, esos suspiros profundos cuando la besas y esas sonrisas complices que alimentan el alma.

    Un fuerte abrazo de todo corazón.

    ResponderEliminar
  25. Es un dia triste, lo se, pero tienes un hermoso recuerdo de tu madre, este donde este estara orgullosa de ti. Animo mi niña. Desde aqui te envio un fuerte abrazo para mitigar ese dolor.

    ResponderEliminar
  26. Neuriwoman:

    Gran homenaje a tu madre que seguro esta orgullosa de ti.

    Aunque ya no esta para tocarla, siempre esta para sentirla y recordarla.

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Guadalupe: Hola tesoro, me alegra ver que has regresado al mundo virtual, espero que en el real hayan mejorado las cosas.

    Gracias por darme animos y un fuerte abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  28. Manuel: Muchas gracias por tus palabras, en efecto los sentidos pueden recordar y hacer más ligera la carga.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  29. Estaba disfrutando de tu entrada porque el tema que se relaciona con el mar me cautiva..y al
    llegar a un final tan doloroso he recordado cuanto lloré cuando mi madre nos dejó...no tengo palabras para decirte pero tu testimonioes tan bello y sereno que estanoche de reyes con su magia encontraras consuelo en su ausencia....Un abrazo amiga de Begoña

    ResponderEliminar
  30. Se me hace difícil comentarte esta entrada, tan solo expresarte todo mi apoyo...

    Un fuerte abrazo amiga.

    P.d: Algún día, cuando toque, te explicaré gustosamente cuatro cosas acerca de la pesca y de los pescadores, creo que confundes términos y considero injusto el trato recibido aquí por ese sector tan desconocido y demasiadas veces juzgado a la ligera.

    ResponderEliminar
  31. Abedul: Muchas gracias amiga Begoña, estoy segura que así será.

    Un beso de lo más profundo de mi corazón.

    ResponderEliminar
  32. Acróbata: Gracias Tomas, te agradezco tus palabras de apoyo. Y otro día ya me cuentas sobre el otro tema que me has comentado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Ella lo estará leyendo y sabrá cuanto la querías, sonreirá al recordar esos paseos por la playa y a los gatitos grises, no se, no soy creyente pero me gusta pensar que los que queremos y un día perdemos siempre están ahí, mirándonos, dándonos su apoyo incondicional.........
    Te dejo un enorme beso, y decirte que me encanta tu blog

    ResponderEliminar
  34. Me has emocionado mucho.Un abrazo enorme Neuriwoman...ojalá te llegue.

    ResponderEliminar
  35. Es una gran fortuna tener o haber tenido una madre. Lo más valioso va quedando en nuestra alma y nuestro pensamiento, así que: SIEMPRE ESTA CONTIGO.

    Tu mamá sabe que la recuerdas y ella vive en ti, ¡animo!

    ResponderEliminar
  36. Renacer**: Gracias, yo también pienso como tu; que al margen de las creencias los que queremos siempre estan cerca de nosotros.

    Besos.

    ResponderEliminar
  37. almalaire: Gracias y no dudes que tu abrazo me ha llegado directo al corazón.

    Buen día de Reyes.

    ResponderEliminar
  38. CineManiaco: Agradezco tus palabras de animo, amigo mio.

    Un fuerte abrazo y espero que los Reyes hayan sido generosos contigo.

    ResponderEliminar