Seguidores del blog.

20100419

El efecto refrigerador.



Despues de décadas hablando e investigando sobre el efecto invernadero, resulta que de repente se espera que se produzca el efecto contrario. Ahora ya no se espera que nos friamos bajo el agujero de ozono, nos ha salido un parasol gratuito (aunque no tanto para compañias de aviación).

Resulta que si las cenizas del volcan no nos caen proximamente en la cabeza , se subirán hacia la estratosfera y alli como no llueve quedaran flotando un par de años, impidiendo que los rayos solares penetren con toda la magnificencia que les ha sido caracteristica en los últimos siglos.

Eso ocasionaria una bajada mundial de las temperaturas por el enfriamiento de la atmosfera y un cierto cambio en la climatología habitual y sobre todo en la tendencia a la subida que caracterizaba los últimos años.

La cosa es que el ciudadano de a pie siga acojonadito, un día porque se va a derretir y va quedar atrapado en el asfalto como aquel señor de una serie antigua; o por el contrario vayamos pensando en caminar junto a mamuts por las avenidas de nuestros parques congelados. La cosa es no dejarnos vivir a gusto, sin comernos el coco, que ya bastante tenemos con la crisis o quizas esto solo sea un efecto refrigerador para la crisis.

Al final tendremos que ir por la calle como el pobrecito Obelix, temiendo que el cielo caiga sobre nuestras cabezas. Así que hagan juego señores: calentamiento global versus efecto refrigerador con polos de menta. Humanum errare est.

No hay comentarios:

Publicar un comentario