Seguidores del blog.

20100517

Los Siete Pecados Capitales: Pura Gula.


Doña Pura, tenia una hija llamada Mari Puri, a la que todos en el Instituto llamaban Pura Gula. Su afecto por la comida era tan desmesurado como desenfrenado desde su mas tierna infancia. A doña Pura desde siempre le había gustado cebarla desde muy pequeñita, yo diría sin animo a equivocarme que ya desde que estaba en el seno materno, ella se atiborraba de dulces y helados porque tenía que comer por dos y para no quedarse corta, lo hacia por cuatro.

Era una bebita tan rolliza que cuando la sentaban, si caia hacia un lado, sus carnes y rosquillas, la hacian volver a la posición inicial de sentada. Era como esos muñecos, llamados los tentetiesos, que tienen el culo redondo y dan botes hacia todos lados, sin quedar caidos en ninguno.

Así crecío Pura Gula, entre los continuos atracones y los continuos reproches, auspiciados por su madre. Toda la semana con un exiguo plato de lechuguitas y tomate, y varias dosis de laxante para aligerar carga. Y toda la semana su madre repitiendole que estaba gorda, que comia mucho, que comia mal....Pero al llegar el fin de semana mama se cambiaba el chip y salian a comer fuera, y para Pura Gula era barra libre.

La familia competia a ver quien se comía el chuletón más grande, mas kilos de patatas fritas, y mas huevos por persona. Varios primeros platos, varios segundos y la mas variada y grasienta repostería del local. Doña Pura no ponia limites para alentar a su hija a comer y para presumir con sus amigas de los atracones del fin de semana. Al fin y al cabo era un simbolo de su status economico y había que lucirlo bien.

Por eso aquella noche cuando Puri empezo a sentir los retortijones de barriga, doña Pura penso que era un empacho mas. Al fin y al cabo la niña llevaba media vida entre gases y gastritis, y ahora con sus diecisiete añitos eran cada vez más frecuentes. Incluso había engordado varios kilos en los últimos meses, entre el novio que la había dejado, en el instituto que se metian con ella...Que se quejaba tanto que doña Puro empezo a preocuparse.

Por Dios hija ¿ Que te sucede ? Vamos a ir a Urgencias no vaya a ser una apendicitis. Anda arreglate que enseguidad nos vamos. Como el Hospital estaba al lado se acercaron en un pis pas, aunque para Puri fue un trayecto doloroso e interminable.

Nada mas entrar, el dolor de barriga hizo que se doblara sobre sus rodillas, con un "Ay" desgarrador. Rapidamente la subieron en una camilla, y Pura Gula se encojia y abrazaba su barriga dolorida. El médico de guardia se acerco hasta ella, preguntando que le sucedia y la madre respondio como una metralleta que tenia un empacho, que habia comido aquel dia tal y cual cosa. Mientras el médico seguia palpando la zona del dolor.

Pidio el doctor unos aparatos muy raros, mientras doña Pura estaba cada vez mas asustada, y poniendo una parte de ellos sobre el abdomen al descubierto de Mari Puri, les dijo "miren esa pantalla". Alli se veia una cosa blanquecina y chiquita, con su corazón latiendo. Así que el médico dijo a su equipo: "Llevenla al paritorio".

Entonces al unisono se escucho un "splasss" junto a un sonoro "ploff" era Pura Gula que había roto aguas mientras su madre caia al suelo tras haber sufrido un desmayo ante la inesperada noticia. ¡¡Señores que Mari Puri ya estaba de parto!!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario