Seguidores del blog.

20100707

Vuvuzuelas.



Aunque el origen de la palabra vuvuzela o vuvuzela es desconocido, podría derivar de la palabra vuvu, que en idioma zulú significa ‘hacer ruido’, o de un término sudafricano más coloquial, "baño de sonido". Originalmente se fabricaban con estaño y ya en 1978, para el Mundial de Argentina, se popularizó esta corneta en material plástico que resultó más barato y accesible para el público.

Las vuvuzelas de los hinchas del Mundial de fútbol 2010, “son parte de la cultura sudafricana y no se van a prohibir”. Así lo confirmo la FIFA, a pesar de que podrían causar daños auditivos permanentes, según la fundación global de fonoaudiología Hear the World.

Los responsables de esta fundación han realizado un estudio en el que comprobaron que la vuvuzela emite 127 decibelios. Los expertos de esta institución señalan que una exposición prolongada a 85 decibelios provoca un daño auditivo permanente y ha recomendado a los aficionados que se protejan con tapones para los oídos u orejeras.

El estudio ha concluido que dicho elemento puede ocasionar serios daños al aparato auditivo de las personas debido al elevado nivel de intensidad de sonido que emite. A modo de comparación, el motor de un avión en marcha genera 120 dB (decibelios), y al momento de despegar 130 dB. Una vuvuzela ejecutada a corta distancia alcanza 127 dB.

No hay comentarios:

Publicar un comentario