Seguidores del blog.

20120628

Por el Puente de las Tetas.










Por el puente de las tetas
se asoman las venecianas.
Eran tetas, no manzanas,
las del puente de las tetas.

Bajo el puente de las tetas
yo miraba en la corriente
temblar las tetas del puente
de las tetas.

Sobre el puente de las tetas
las tetas ennochecían
y se desaparecían
por el puente de las tetas.

Sin el puente de las tetas
dormí y soñé dulcemente
que dormía sobre el puente
de las tetas.

Poema de Rafael Alberti. 


Este poema de Alberti no procede de ninguna morbosa elucubración mental, sino que hace referencia a una pequeña parte de la otra historia, la de un pequeño y conocido puente que existe en la bella ciudad de Venecia: "Il Ponte delle Tette".

El origen de tan curioso nombre se debía al gran número de prostitutas y cortesanas que en las zonas circundantes o asomadas  en él mostraban sus pechos para atraer clientela, y  sobre todo "curar y convertir" en hererosexuales a todo aquel que no lo fuera.


Parece ser que esta cura estaría financiada por altos cargos venecianos que intentaban con ello contener la ola de creciente homosexualidad que en esos momentos vivía la ciudad, hecho al que eufemisticamente hacían referencia como "el pecado Florentino". Y es que en 1509 se estimaba en unas 12.000 cortesanas las que venían ejerciendo la prostitución en la ciudad de Venecia. 


El oleo que encabeza este post es de Amelia Pisaca cuya obra podéis conocer clikando sobre el nombre de la artista.





13 comentarios:

  1. Excelente entrada, me ha gustado mucho tanto el poema como la explicación.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Interesante poema al igual que la historia del puente de venecia que desconocía. En Logroño tenemos la Casa de las Tetas porque la fachada está decorada con esta parte anatómica femenina.Besotes

    ResponderEliminar
  3. as always good posts on this blog and excellent visual!!!

    ResponderEliminar
  4. Vaya, no conocía estos versos ni la historia del puente. Interesante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Curiosa entrada. Siendo un poco autocritico, creo que la obsesión que sentimos la mayor parte de los hombres por los pechos femeninos, se debe a un prematuro destete. Después de eso, pasamos media vida buscando el objeto de nuestra obsesión, je je.

    Curiosa la idea de devolver a los "descarriados" a la senda de la heterosexualidad finaciandoles la "coyunda" con una señora. Sospecho que mas de uno y de dos debieron fingir su orientación sexual para aprovechar la "barra libre".

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Interesante post, así como precioso el poema, no conocía la historia, una original forma de "curar" como dicen algunos la enfermedad de la homosexualidad, como siempre tus post son muy bonitos y ademas tienen un alto contenido pedagógico y didáctico. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante tu post, como siempre, y una manera muy original de "curar" la enfermedad de la homosexualidad, como dicen algunos. Tus post son muy bonitos y originales pero ademas didácticos y pedagógicos.

    ResponderEliminar
  8. Curiosa historia. Buenas imágenes en el enlace a Amelia Pisaca.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante el poema, no lo conocía.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Curiosa la historia, pero vamos, que con el calor que hace en los madriles, estoy por ir al Manzanares y sacar las mías.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  11. La de historias que he conocido en tu blog. Inimaginables y al alcance de un click!

    Saludo enorme, Neuriwoman.

    ResponderEliminar
  12. No te dan ganas de trasladarte en el tiempo y verlo???
    A mi si!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Neuriiiiiiii, que no sabía yo esto. Siempre informando al modo neuriwoman.
    Un beso y voy para arriba a seguir leyendo.

    ResponderEliminar