Seguidores del blog.

20101027

De Procesiones Marianas.(2ª parte)



2.- Paola va de procesiones.

Al atardecer cuando ya el sol se acurruca en esa línea del horizonte donde el mar se confunde con el cielo, Paola baja hasta la playa junto al resto de vecinos del pueblo para ver como los marineros sacan en procesión el trono de la Virgen del Carmen desde su iglesia hasta la playa. Para después meterse en el agua con ella y depositarla amorosamente en una barca especial, bendecida y adornada profusamente con flores blancas, velos y velas.

Y como todos los años la gente siempre comenta lo mismo: el mar hasta entonces tranquilo como las aguas de un lago en segundos se enfurece. Y es que cuando comienzan a introducir a la Virgen en la orilla del mar, comienza un ligero viento y los marineros tienen que elevar sus brazos al cielo para que el trono no se moje. Las hasta entonces tranquilas aguas marinas comienzan a removerse, a surgir olas de todos lados que se arremolinan queriendo acariciar el trono de la virgen. Y los marineros vestiditos de blanco inmaculado con cuello azul, cual niños de primera comunión, se afanan en llegar rápido a la barca, no vaya a ser que la fuerza del agua les pueda y les arrebate el trono antes de llegar a ella.

En ese mágico momento se funden los cuatro elementos ante los ojos de todos los presentes: el fuego (de las velas), el agua (de las olas embravecidas), la tierra (de la arena que oscurece  las cristalinas aguas) y el aire, que llega el último para revolverlo todo. Y ante el sepulcral silencio reinante las llamas de las velas emprenden un frenetico baile para no ser apagadas ni por el viento ni por el agua, la tierra que en forma de arena del fondo sube a la superficie en diminutos remolinos, el viento que entona una sigilosa canción con sus silbidos, y el agua que cambia de color y de estado mientras las primeras estrellas intentan reflejarse en su superficie sin conseguirlo.  De repente también ha llegado la oscuridad a la playa, aunque Paola no se haya dado ni cuenta, pero esta oscureciendo y ahora solo las velas del trono iluminan toda una playa.

Entonces los marineros depositan el pequeño trono con la imagen de su Virgen, también llamada Stella Maris y dirigen la barca mar adentro, mecidos por el vaivén de las olas. Y desde ese punto de embarque se dirigen en paralelo por toda la costa para terminar desembarcando nuevamente el trono, un par de horas después a varios kilómetros costeros de distancia.

Cuando los marineros pisan nuevamente tierra con su Virgen, la "Estrella de los Mares", es cuando dan comienzo los fuegos artificiales y la procesión inicia su regreso a pie en dirección contraria, por mitad de la carretera principal y organizando un monumental atasco con el tráfico que tarda varias horas en volver a la normalidad. Y donde los más incautos que llegan al final topan con la cola de la procesión para terminar acompañando a los fieles a cierta distancia desde sus automoviles o aparcando en los margenes de la carretera en espera y desespera que termine el acto religioso.

Y como dice la gente de todos los años…”olvidate de bajar a la playa y de los baños en estos días” porque el mar desde ese instante  queda embravecido durante varias jornadas por haberle quitado de sus aguas a su amada Virgen del Carmen, a su Estrella de los Mares, a su Stella Maris...dejandola en tierra por toda una anualidad.

3 comentarios:

  1. Que relato tan bello y tan realista, según voy leyendo me parece estar en esa playa entre esa gente.

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga ,estoy por decirte que podiamos escribir ,relatos tan bellos y amenos como este juntas no te parece ,es una pasada me gusta mucho como se va desanrorallando el relato , sinceramente megusta mucho , la manera ,de escribir que tienes y (no es por peloteo , ya que soy una persona que si no le nace no hace cumplidos y te lo digo sinceramente ) , y creo que tu tienes muchas cosa buenas para en señarme , por que eres una persona muy "curiosa" en el sentido con muchas ganas de saber cosa y de saber de todo un poco ,a mi me pasa lo mismo,un beso de pitufa .

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Tutan y a ti también Pitufa, ya sabes que puedes contar conmigo para lo que te haga falta. Para escribir juntas tendrá que ser otra historia porque la de Paola ya la tengo completa de este verano. A este capítulo le quedan dos partes más, que salen mañana y pasado. Y otros doce capitulos también del verano.
    Considero interesante enseñar y aprender, porque como tu bien dices soy la curiosidad personificada. Saludos y ya me cuentas más detalles.

    ResponderEliminar