Seguidores del blog.

20120409

El origen del Huevo de Pascua.

Colección de chocolate  HUEVOS DE PASCUA DE 2012 en 3D por Oriol Balaguer.

Hoy es el día en el que se regalan los Huevos de Pascua, que en nuestro tiempo se hacen de delicioso chocolate y a veces con diseños muy exclusivos como la muestra de la foto que es del maestro chocolatero Oriol Balaguer. Os contaré algo sobre ellos a través de la historia, de la religión y de diferentes culturas. Ya se que el post ha quedado un poquito extenso, por ello pensé en hacer distintas partes y algo más en otra entrada sobre los más valiosos.


El huevo tiene una gran importancia como símbolo de la Pascua pues coincide con el inicio de la primavera, cuando la naturaleza sale de su letargo, iniciándose un nuevo ciclo vegetal. En Europa estas fechas coinciden con el final de la Semana Santa. Teniendo en cuenta que el huevo desde siempre ha simbolizado la fecundidad, la vida y la renovación: la asociación Pascua, Primavera y Huevo, queda patente.




Para algunas culturas el huevo simboliza los cuatro elementos de la vida: TIERRA - AIRE - AGUA - FUEGO. Según estos principios su cáscara representa la tierra; su membrana, el aire; su clara, el agua; y su yema, el fuego. Dicen que la tradición de comer huevos en Pascua se remonta a la Edad de Hielo. Hoy en día, el huevo de Pascua es también un símbolo universal de vida nueva.





Aunque, como os decía, el inicio de la tradición de comer huevos en estas fechas se remonta a la propia Edad de Hielo.  Con la llegada de la primavera también llegaban las primeras aves desde el sur que comenzaban a poner huevos.  Y de ellos se alimentaban los hombres primitivos hasta que podían volver a salir a cazar con la llegada de mejores temperaturas.




La tradición de crear huevos con dibujos comenzó presuntamente en la era neolítica, en la que la decoración de huevos surgió espontaneamente, convirtiéndose en objetos de vida creativa. Pintar un animal en el huevo aseguraba la caza de la criatura, las plantas y otros objetos los atraían hacia el hombre. 




Los antiguos diseños mayormente blancos, marrones y negros eran llamados TRYPILLAN, estos huevos eran pintados con elementos naturales de la tierra, y reflejaban con curvas y animales lo que el hombre veía.


Más adelante  cuando se tornaron sociedades sedentarias si se deseaban buenas cosechas se dibujaba trigo en ellos y así se empezaron a regalar huevos como signo de buenos deseos.




Regalando un huevo pysanka en cumpleaños, compromisos, bodas, y hasta en caso de enfermedades como símbolo de sanidad. Aclarar que los pysanka son los huevos pintados típicos en Ucrania.

Egipcios y el Ave Fenix.

A lo largo de las civilizaciones serán los egipcios, la primera cultura de importancia, los que tomen en consideración el "huevo". En principio, este alimento se lleno de gloria dentro de la mitología egipcia cuando el Ave fénix se quemó en su nido y volvió a nacer más tarde a partir de un huevo. 


A partir de aqui es con San Agustín cuando el huevo comienza a adquirir el significado místico de la resurrección y así al ser regalados los cristianos expresan su fe en la inmortalidad.




Para el Cristianismo la celebración y la tradición se extiende a nivel mundial y se realiza desde hace ya más de 8 siglos. La tradición de regalar huevos de Pascua se remonta al siglo IV después de Cristo: Dado que durante la Cuaresma no se consumían huevos, por considerarse equivalentes a la carne, no quedaba más remedio que cocerlos y guardarlos, pero antes los pintaban para diferenciarlos de los frescos.




El Domingo de Resurección, primer día en el que este precepto ya no regía, se ofrecían cestas de huevos como regalo pero no es hasta el siglo XII que la Iglesia bendice esta costumbre, (en concreto el papa Pío V) que se ha mantenido hasta nuestros días, especialmente en las zonas rurales.

  
En la Edad Media, el intercambio de huevos se hacía con huevos de tortuga decorados en los que los artistas no podían fallar. Ya que si el huevo se rompía eran condenados incluso a la hoguera por considerar que habían roto la pascua.




Para el Judaismo forman parte de la Cena de Pascua como símbolo del duro corazón del faraón Ramses II, quien no permitía la salida del pueblo hebreo de Egipto.




Una costumbre más moderna es la de esconder los huevos en diferentes lugares de la casa y hacer que los niños los busquen para su alegría y regocijo. Esta modalidad, en realidad, simboliza la persecución de Jesús por parte de Herodes y los obstáculos presentados por Dios para evitar ser encontrado.




En otros paises los vacían y los decoran con imágenes de Cristo y de la Virgen. Los americanos organizan juegos en los que los niños los llevan rodando hasta la meta, simbolizando el rodar de la piedra de la tumba de Cristo.



En Medio Oriente todavía se siguen intercambiando huevos carmesí, para recordar la sangre de Cristo. Los armenios los vacían y los decoran con imágenes de Cristo y de la Virgen. Y en Polonia y Ucrania por Pascua, hacen verdaderas obras de arte con cera fundida sobre su cáscara.




En Alemania, Italia y Francia, aparecieron los primeros huevos de pascua hechos con chocolate con pequeños regalos dentro, por entonces se hacían de uno en uno con un molde prefabricado, lo que dificultaba mucho su elaboración a gran escala. Hasta 1920 no comenzará su producción masiva, aunque en esta historia de huevos de chocolate todavía no esta dicho todo.