Monstruos




Hoy subo un relato animada por la convocatoria juevera que esta semana ha presentado Mónica Frau en su blog NEOGEMINIS, en ella nos invita a desarrollar el tema “Monstruos” en cualquiera de las facetas por las que nos lleve nuestra imaginación. 




Como cada noche Paola se halla sentada en el borde de la cama. Acumulados en su interior toda la tensión y el terror que le produce la visita diaria del monstruo. 


Se asoma tímidamente al abismo de sus pensamientos para entretejer los miedos. Desaliñada, con la mirada perdida, presiente los pájaros negros que se le acercan de nuevo. Entrecierra los ojos y arrancada súbitamente de la cama se encuentra allí, sola otra vez, en mitad del tenebroso bosque de los traumas. Transportada por su psique hasta la niñez, revive aquella sensación de frío sepulcral que le producía la aparición vespertina del monstruo.





Latidos a más de cien y unos desnudos pies que traspasaban  la húmeda frialdad de las hojas caídas, llovidas, pútridas...Pero sobre todo vuelve a percibir aquel nauseabundo hedor que antecedía la llegada del monstruo.


Avanza despacio y la nube de pájaros negros que como augurios de mala suerte salen a recibirla, le cierran el paso. 




Sus fuerzas fallan y en aquel bosque inanimado, su corazón de niña, desbocado no puede correr más lejos. Es en ese instante cuando resuena el crujido en su interior y sus pupilas ahora dilatadas delatan que ya no habrá vuelta atrás.


Su cerebro se ha detenido en seco, convertido en un tétrico video que atascado en esa única escena del monstruo junto a ella, pasa una y otra vez las mismas imágenes sin poder escapar ya de ellas. Paola ha quedado atrapada, congelada en ese fragmento temporal preñado de miedos, impotencia y soledad. 


El monstruo ha vencido, el monstruo permanecerá por siempre en ella.










Comentarios

  1. Mis felicitaciones por tu participación en relatos del jueves , y decirte que tu relato es monstruosos en sí , esa pequeña encerrado en un mundo donde las sombras de la oscuridad se han adueñado de ella. Me gusto Neu...
    Un fuerte abrazo y me alegro que te hayas animado muy bien.

    ResponderEliminar
  2. Es que los más letales monstruos viven en nuestro interior, y sólo podemos matarlos enfrentándolos sin miedo. Te agradezco por sumarte a esta convocatoria juevera Neuri (me gusta como suena la abreviatura jeje) espero se repita. Un abrazo
    P.d por cierto, me encantó cómo quedó el fotomontaje del encabezado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti y a todos por los que me habéis acogido de esta forma tan cariñosa. Besos

      Eliminar
  3. Inquietante porque es cierto, si el ese olor a naturaleza muerta, se ha quedado fijado en su mente como previo paso a la entrada del monstruo, ahí seguirá. Habrá vencido el monstruo del miedo. Un texto bien llevado. Me ha encantado el planteamiento

    Un abrazo,.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades, Neuri, por sumarte a la cosa de los jueves y con un relato como este, donde tanta sombra se apodera de todo lo que no controlamos. Curiosamente, a nosotros mismos, nuestro interior... Ese lado tan desconocido de nosotros mismos. Ahí se hacen grandes, eh :-9
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es como los peores monstruos habitan dentro de la mente y se atrincheran en ella. Besos

      Eliminar
  5. Que triste no poder liberarse ni tan siquiera de su recuerdo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema del trauma, que no son recuerdos sino que las víctimas lo reviven una y otra vez. Besos

      Eliminar
  6. Qué bien que te hayas sumado a los relatos, me alegra un montón, y qué bien lo has desarrollado, y bien cierto es que a veces el monstruo está en nuestra mente.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu bienvenida y a veces es incluso la propia mente la que se convierte en monstruo. Besos

      Eliminar
  7. Un buen y trrorífico relato, te felicito.Besicos

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante tu relato. Lástima que no hay podido librarse de ese monstruo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que este ya ha hachado raíces allí. Besos

      Eliminar
  9. Hay quien tiene monstruos interiores de por vida, tendrá que acostumbrarse a vivir con el y quien sabe como terminara la relación. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como todo lo malo, una vez que entra ya no se quiere marchar. Besos

      Eliminar
  10. Esos monstruos que acompañan de por vida y es que la infancia es materia frágil que se tiene que cuidar. Muy buen relato, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es y entre mayor edad mejor se enfrenta el trauma, aunque me refiero en términos de madurez del individuo más que de su edad cronológica. Besos

      Eliminar
  11. Todos tenemos nuestros propios monstruos interiores, miedos, soledades etc que de alguna manera salen en algún momento de nuestras vidas y que a veces permanecen dormidos, pero siempre latiendo en nuestro interior y es así como aprendemos a vivir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es y el problema esta cuando no sabemos convivir con ellos. Besos

      Eliminar
  12. Интересные истории! О монстрах любят читать дети.

    ResponderEliminar
  13. Lo que desde el interior llega ... desde dentro hay que desterrarlo
    Muy buen relato, Neuriwoman

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y tienes toda la razón del mundo. Un abrazo

      Eliminar
  14. Adoro tus escritos tienen miel de almendras y tambien sentimientos
    Nunca cambies mi querida bella!!!

    ResponderEliminar
  15. Causa dolor el saber que esa tristeza dure para siempre.
    Esperemos que tu protagonista encuentre la manera de vencer al monstruo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de la opinión de que “no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista”, pero en este relato intento reflejar como el trauma anula a las personas y produce esa anestesia emocional. Besos

      Eliminar
  16. Quedar atrapados en la oscuridad monstruosa de nuestro mundo interno es de por sí,
    terrorífico. Esa niña necesitaría luego de enfrentar sus monstruos internos, de una mano salvadora que la arrancara de ese lugar, para que vuelva a salir a la plena luz del día.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O quizás aprenda a salir sola y a utilizar ese arma humana tan desconocida como eficiente que es la resiliencia. Besos

      Eliminar
  17. El sufrimiento de Paola es desgarrador, porque seguirá en ella, triste atravesar la vida con los miedos que causa alguna fueron impregnados, ojala que pueda encontrar un camino de la mano de alguien que le ayude al menos enfrentarlos para gritarles y desahogarse.

    Me gusto como las ilustraciones fueron acompañando el texto.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es un punto interesante, poder verbalizar el problema es el primer paso para sacarlos de lo más profundo de la mente. Me alegra que te hayan gustado las ilustraciones de Natalie Shau, ya que de ellas saqué esta historia. Un abrazo

      Eliminar
  18. Esos monstruos interiores suelen ser peligrosos, porque se los lleva, son una carga, que están todo el tiempo, si no le los logra enfrentar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, los humanos tenemos la mala costumbre de echar piedras en nuestra mochila que no nos dejan avanzar. Un abrazo

      Eliminar
  19. si tiene que bregar todas las noches con el monstruo, no es una preocupacion que te asalta ocasionalmente; es la angustia de irse a dormir sabiendo lo que pasará.

    y tambien me alegro de que participes los jueves, aunque te auguro la visita de un monstruo los miercoles por la noche que no te dejará dormir, como no tengas, al menos algo pensado, para el reto de los jueves ; )
    besosss

    ResponderEliminar
  20. Esperemos que después de la catarsis de rigor rompa ese círculo vicioso. Muchas gracias por tu bienvenida y tomo nota para lo del miércoles. Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Una pena que gane el monstruo, hay batallas que se libran una y otra vez hasta que consigues deshacerte de ese monstruo, como comentas en algún momento lo logrará.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, al fin y al cabo nos gustan los finales felices, los otros nos inquietan. Un abrazo

      Eliminar
  22. Y el monstruo venció una vez... pero quizás la próxima, sea derrotado ;)
    Un relato muy interesante Neuriwoman.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  23. Muy buen relato, me ha gustado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresa, eres muy amable. Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí y dejar un comentario. 💐🥰

Seguidores

TAMBIÉN ESTOY EN...

TAMBIÉN ESTOY EN...
Click en la imágen