La cuadratura del huevo.



.






Antiguamente no existían los huevos cuadrados ni tampoco en la actualidad, pero supongo que no tardarán en  aparecer porque siempre después de imaginarlo llegan las ideas para el diseño. Y aunque los huevos cuadrados solo eran mencionados por el saber popular  para referirse a que "fulanito de tal y tal los tenía cuadrados" como una crítica a su indolencia, falta de espíritu, pocas ganas de trabajar...en resumen que era lo que hoy día denominaríamos un "tranquilón" y un "pasota".





Por eso y mientras estamos a la espera de que las gallinas pongan los huevos cuadrados he encontrado  estos moldes para obtener esos huevos. Basta que estén cocidos y todavía templados, para que metamos los huevos duros ya pelados en ese recipiente durante unos minutos en la nevera. Por unos 3 euracos y un ratito de espera cambiamos el panorama de nuestros huevos duros a la hora de almorzar.



La idea de este diseño surgio porque a la hora de usarlos en los sandwich, no encajaban bien con los otros alimentos y creaban desequilibrio por zonas vacias, de esta forma eran mas manipulables culinariamente.






Todo esto me ha traido a la cabeza uno de los cuentos del genial escritor Saki. En su obra "La cuadratura del huevo" cuenta la historia de dos soldados en la que uno ha logrado crear una granja de gallinas tan habilidosas como para poner huevos cuadrados, a través de un secretoso proceso de selección natural. Cuando el soldado le pide a su amigo una aportación económica para participar en el negocio, que dicho sea de paso estaba al cuidado de su tía, el soldado se hace el lila.

Y en vez de participar económicamente prestando el dinero se le ocurre una brillante idea: Visitar personalmente la granja y conocer a la tía de su amigo, si el asunto es rentable, se casará con ella.






Y esto es todo lo que puedo contaros  por hoy sobre el huevo cuadrado y la cuadratura del mismo.






Seguidores

TAMBIÉN ESTOY EN...

TAMBIÉN ESTOY EN...
Click en la imágen